Conozca la historia detrás del chaleco “frazadita o banderita”

Una frazada confeccionada como un chaleco fue la mejor idea que los internautas encontraron en las redes sociales para enfrentar el fuerte frío. ¿Pero cuál es la verdadera  historia de esta “novedosa” prenda? Tiene cerca de 30 años de tradición y es parte del atuendo de  los obreros de Vultexiber, una empresa de textiles de El Alto.

Óscar  Gutiérrez agarra un trozo de la fibra destinada a la confección de las  frazadas, la dobla y con un marcador señala el cuello, la solapa, los hombros, después recorta y lleva  los retazos a la máquina de coser. “El espacio depende si es para un flaquito o gordito”, dice.  Para  el corte y la costura de la prenda,  tarda apenas 10 minutos.

Gutiérrez  también lleva uno de esos chalecos frazadas, adornado de banderitas blancas y rojas que se enganchan con la ayuda de dos cuerdas de lana que hacen de botones. “En mi tiempo libre trabajo de sastre”, explica.

Foto: Freddy Barragán / Página Siete

En las redes sociales esta prenda fue calificada como “la moda de otoño-invierno”. Primero circuló la foto de un hombre, que estaba de espaldas,  realizando un trabajo con máquinas. Él vestía con un  chaleco adornado de banderitas rojas y blancas con fondo plomo.

El hombre de la foto es el tornero que apoya a la empresa con el arreglo de las máquinas. En la fábrica  todos los obreros tienen una prenda  similar para  protegerse del  frío. “Es como un accesorio que se usa sobre todo para las mañanas de invierno”, dice Ramiro Barba, gerente administrativo de Vultexiber.

La idea de confeccionar los chalecos frazada nació hace casi 30 años, cuando una operaria de la empresa dijo:  “Nos hace frío,  ¿podemos hacer algo con los saldos?”. Estos chalecos eran prácticos para combatir el frío, no perjudicaban el movimiento de los brazos y eran fáciles de realizar. Al ver la prenda, Â los otros obreros pidieron una prenda similar, que ahora viene con el tradicional  overol.

En ningún momento se pensó en comercializar  los chalecos, realizados para los trabajadores y tampoco imaginaron que tendría tanto éxito en las  redes sociales. Estas  prendas hechas de  frazadas se desgastan fácilmente con el trabajo y  si eso ocurre los obreros tienen  la posibilidad de usar una prenda nueva.

Vultexiber dice que la confección de este tipo de prendas no sería conveniente para los productores, pues una frazada sólo alcanza para crear dos chalecos.

Gutiérrez el chaleco que usa le duró casi un año y David Mamani, en los 13 años que trabaja en el lugar,  conoce muy bien  la  tradicional prenda.

El martes, a las 11:00, Âse publicó la primera foto  de estos chalecos, la reacción de la gente fue inmediata. Hasta ayer esa imagen registró  más de 400 comentarios y fue compartida  9.700 veces. Además,  esa publicación dio pie a decenas de memes con la temática de los “chalecos banderita”.

En Facebook, los usuarios felicitaron a la persona que confeccionó este chaleco, pues,  asimilaron que nació de  una frazada que ya no se usaba. La empresa recibió solicitudes de personas que querían comprar  por docena./pagina siete