La historia más trágica y emotiva de un mexicano en el Mundial de Rusia 2018

Los grandes sueños están pensados para cumplirse, al menos así lo representó un mexicano que tenía planeado viajar a la Copa del Mundo de Rusia 2018 en compañía de su esposa y sus dos hijos; sin embargo, el destino le tenía preparado otro plan.

A dos meses del inicio del torneo internacional, Martínez ya tenía todo organizado: aéreos, hospedaje y las diversas entradas para ver tanto a México, como a Argentina (por la nacionalidad de su mujer) y a Brasil, el pequeño Diego quería ser testigo de la magia que despliegan Neymar y Messi en cancha.

Pero todo se derrumbó. Los planes cambiarían rotundamente después del 28 de abril, cuando Verónica y sus dos hijos fueron a visitar a su hermano a Miami.

Aquel día la minivan en la que viajaba la mujer de 43 años y los dos niños fue embestida por una camioneta 4×4 que manejaba un joven de 21 años en Delray Beach. Nadie sobrevivió, los tres murieron al instante, al igual que el hermano de ella que se encontraba dentro del vehículo.

Gilberto no quiso indagar en el accidente, no podía concebir lo que había pasado y recurrió a una psicóloga, quien lo alentó a que haga el viaje, que lo utilice como un homenaje.

Fueron largas horas de terapia las que se fueron sucediendo, sin embargo, un mensaje de texto fue el motor que lo ayudó a tomar la decisión: “Tu hijo va a ser el ángel que me ayude a volar”. El hombre de 41 años recibió un texto de Guillermo ‘Memo’ Ochoa, el arquero mexicano.

Martínez decidió ir al viaje con un par de amigos, ya que fue muy fácil cambiar el nombre de los asistentes; sin embargo, siempre posó con los Fan ID de su familia y unas camisetas que mandaron a hacer con los nombres de ellos para homenajearlos.

LEE TAMBIÉN >  ARGENTINA: Enfrentó a un puma para salvar a su perro y terminó todo mordido

Los mensajes de Gilberto han circulado en las redes sociales y describe, por ejemplo, que en el encuentro ante Alemania todo fue muy emotivo por lo que ha vivido.

Guillermo Ochoa, por ejemplo, le dedicó a su familia el triunfo del Tricolor, pues tras el partido le mandó un mensaje que decía: “Esto fue por tu familia”.

Además, Gilberto también obtuvo entradas para asistir a los encuentros de Argentina y Brasil, respectivamente, ya que su hijo tenía la ilusión de ver jugar a Neymar y a Messi, aunque al astro del Barcelona ya había tenido la oportunidad de verlo en acción.

“Vero, Diego, Mía. Siempre conmigo”, es la frase que tiene escrita en la parte trasera de la camiseta mexicana, la cual resume una de las historias más trágicas y más emotivas de este Mundial./la gaceta