COCHABAMBA: Oficial golpeaba a mujer en unidad policial de Chapare

Una mujer de 21 años, a punto de dar a luz, denunció ayer al teniente de la Policía, Marcelo R. C. por violencia física y psicológica. Según la declaración de la víctima, que ya está siendo procesada en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), el oficial vivía con ella dentro de la unidad policial de Chimoré —donde él comandaba—, la encerraba y agredía, incluso cuando estaba ya en gestación.

“En diciembre de 2018 logré escapar (de la unidad policial). El 26 de diciembre denuncié al teniente ante la Felcv y la Didipi (Dirección Departamental de Investigación Interna), pero, como es policía, sus compañeros le encubrieron todo”, contó entre lágrimas.

Ninguna de las denuncias prosperó pese a las pruebas presentadas y la declaración de la víctima ante estas instancias policiales. La denuncia puesta en la Felcv no fue remitida al Ministerio Público. “Media hora después de haber puesto la denuncia, él me llamó para decirme que sabía lo que estaba haciendo, me dijo que me cuidara”, señaló la víctima.

Días después, una cabo que trabaja en esta unidad se contactó con la denunciante para decirle que se había comunicado con el agresor y que éste se comprometía a no volver a molestarla más.

Sin embargo, según algunas fuentes policiales consultadas por este medio, el teniente tendría influencias con el sector cocalero, pero además su padre sería notario en Villa Tunari.

“Los policías escuchaban mis gritos, ellos sabían que me pegaba y que me tenía encerrada, pero no quisieron hacer nada por miedo. Él es una persona muy influyente”, señaló la víctima.

LEER MAS  SANTA CRUZ: Asaltan a anciana mostrándole sus partes íntimas

Al respecto, el comandante departamental de la Policía, Raúl Grandy, dijo que pidió la documentación correspondiente del caso a las instancias policiales cuestionadas y aseguró que se hará seguimiento “prolijo” de la denuncia.

Según la víctima, la última vez que fue agredida fue diciembre, cuando tenía seis meses de embarazo, y ahora el uniformado, que fue derivado a otra unidad en la ciudad, incluso deslindó la paternidad. “El otro día fui a buscarle a su trabajo y se fue corriendo, pese al estado en el que estoy me hizo correr tras él”, dijo.

Las Mujeres de Fuego se contactaron con la víctima para prestarle ayuda en el caso.

“Los policías escuchaban mis gritos, pero no hacían nada porque él era su jefe”

Fuente: Los Tiempos