El cajero judicial vivía en una casa precaria y sin ostentaciones

En una casa precaria que no refleja lujos ni ostentaciones como se podría creer por los Bs 545.000 que se le atribuye haber sustraído de las arcas judiciales, así vivía el cajero de plataforma del Palacio de Justicia, Álvaro Caballero Chaniz. Esta situación fue verificada ayer durante el allanamiento al inmueble donde vivía en la calle Facundo Flores, entre el primer y segundo anillo, cerca de la avenida Landívar.

La acción estuvo dirigida por la fiscal anticorrupción, Carla Barrón, y agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), quienes solo secuestraron un televisor grande, pues no había ningún otro objeto de valor. “Quedamos sorprendidos todos al ver la casa muy modesta. Estaban sus familiares, su abuelita y tíos, pero vimos que no había nada de ostentación. El cuarto de Caballero era pequeño y muy desordenado”, describió Barrón.

Auditoría y pericias

Para conocer el monto total sustraído por Caballero, la fiscal ordenó la realización de una auditoría financiera y de una pericia informática a todo el sistema de controles de movimientos de dinero del Palacio de Justicia. Para ello se convocará a un auditor forense y a un perito en informática dependientes del Instituto de Investigación Forense IDIF.

LEE TAMBIÉN >  COCHABAMBA: Adolescente fue violada por su vecino en el Chapare

Las pericias deben esclarecer cómo un funcionario vulneró los controles para apoderarse de dineros públicos entregados por litigantes para demandas judiciales en materia civil.

Devolvió dinero de su bolsillo

La fiscal expuso ante la jueza Patricia Murillo, cómo fue que Caballero fue descubierto en sus fechorías. Detalló que según las investigaciones el funcionario que era encargado de la caja 11, desde agosto de 2017, devolvió dinero de su bolsillo a un litigante que pidió la reposición de su dinero ya que iba a desistir de la causa.

Hace casi dos meses el litigante depositó dinero en la caja por una demanda por una considerable suma de dinero. Al siguiente día decidió retirar la causa por considerar que el proceso era moroso y pidió que se le devuelva el dinero. Sin embargo, cuando le dieron el visto bueno, el sistema solo figuraba que había depositado Bs 2. Llamaron al funcionario y este devolvió de su bolsillo el monto original y fue cambiado de puesto laboral.//el deber