COCHABAMBA: Bebé de 8 meses fallece tras descarga eléctrica

Un bebé de ocho meses falleció tras una descarga eléctrica, el jueves por la noche en Sipe Sipe.

Los padres dejaron al menor al cuidado de sus hermanos de 14 y 12 años. El pequeño se electrocutó mientras gateaba, informó Henry Bastos, director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Quillacollo.

Relató que el bebé se aproximó a un cable en malas condiciones que estaba tendido en el piso de la habitación. Los padres realizaron esa instalación riesgosa para suministrar energía eléctrica a un foco que estaba colgado en esa habitación.

Bastos manifestó que los dos adolescentes, tras el hecho, salieron a buscar auxilio. Con ayuda de los vecinos trasladaron al menor a un hospital de la zona, pero murió en el camino debido a las graves lesiones que tenía en el cuerpo.

El cadáver del menor fue trasladado al Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para que realicen la autopsia correspondiente a ley. “En esa instancia van a determinar si el cuerpo del bebé presenta o no algunos signos de violencia y luego procederán de acuerdo a la norma”, manifestó Bastos.

Acotó que no existen aprehendidos en el caso, mientras avancen los actos investigativos que definan si hubo responsabilidades. Los efectivos de la Policía acudieron de inmediato a la vivienda para realizar la verificación del hecho.

Sin embargo, pidió a los padres de familia prestar atención en el cuidado de los niños. “En este caso hubo un gran descuido de los papás. Es un hecho que podía evitarse si tomaban los recaudos necesarios. Recomendarles que dejen a los pequeños en vigilancia de un adulto responsable”.

LEE TAMBIÉN >  Fiscal: La mayor parte de los fallecidos no murieron por armamento militar o policial

Asimismo, recomendó la revisión de conexiones eléctricas y que eviten las instalaciones riesgosas. Apuntó que el peligro está en cables extendidos en los pasillos de las viviendas porque pueden provocar que alguien se tropiece y se genere un corte eléctrico o un accidente.

Añadió la importancia de colocar protectores en los tomacorrientes para evitar que los niños introduzcan sus dedos y se electrocuten. “Es una práctica común en los menores de cinco años que buscan explorar todo a través del tacto”.

En febrero pasado, un niño de 10 años murió por por una descarga eléctrica. En esa oportunidad, los efectivos reportaron que el menor tocó un cable que estaba próximo a un escenario musical. El hecho sucedió durante las fiestas de Carnaval.

El pabellón de quemados del hospital del Niño Manuel Ascencio Villarroel recibe a varios niños con quemaduras a consecuencia de una descarga eléctrica. Algunos casos no son tan graves, mientras que en otros incluso ingresan a salas de cirugía.

El año anterior, una niña de cinco años se electrocutó en Ivirgarzama. Ella tenía lesiones graves en la mano derecha y fue intervenida quirúrgicamente.

La tragedia sucedió en ausencia de los padres. El papá salió a comprar pan y cuando retornó vio a la niña “agitándose en el piso”. Sus familiares contaron que un albañil, por descuido, dejó los cables “pelados” de energía en el patio. La pequeña se electrocutó tras aproximarse a esa instalación.//opinion