El café boliviano es aclamado por sus atributos de calidad a nivel internacional

????????????????????????????????????

Las semillas del arbusto del cafeto son el segundo commodity más comercializado a nivel mundial después del petróleo. Ya sea que represente una fuente de ingreso para 6.603 familias caficultoras bolivianas o sea un hábito de consumo diario por su atractivo aroma y sabor. En una cafetería de Corea hace 10 años Eduardo Byon tuvo que esperar 1 año para probar el café boliviano. “Pedí un café boliviano y no lo tenían, me explicaron que era de producción anual, entonces regresé a la misma tienda después de un año” cuenta con añoranza Byon, quien fue cautivado por el sabor del café boliviano y lo introdujo en el periplo al cual ahora dedica su vida.

Espacios de encuentro.

El “Café patrimonio” que funciona hace 2 años y donde sirven café boliviano del cual es propietario el tostador y catador internacional de ascendencia coreana Eduardo Byon, está ubicado en la calle Sucre. Actualmente funciona el café y es un espacio cultural. Esta casa pertenecía al cruceño Melchor Pinto que luchó por las regalías del 11% para el departamento de Santa Cruz.

El café es una bebida social y cultural.

Si bien la tostaduría es el fuerte de Byon, la cafetería le permite culturizar y compartir con los clientes que los visiten, en un ambiente acogedor y placentero. “Trabajamos con pequeños productores y hacemos intervención desde la cosecha para obtener el grano verde final de primera y para que ese buen manejo se manifieste en la taza”, comenta Byon.

La presencia de cadenas internacionales en la ciudad de Santa Cruz como Juan Valdés, café Martínez y la transnacional Starbucks, no suponen una competencia para el café boliviano en cuanto a calidad, pero sí presentan excelente marketing. Para el ingeniero, catador y presidente del consejo nacional de café, Nelson Tovar, “un café Juan Valdés no tiene los atributos que tiene el café boliviano, tiene calidad, pero es de distintos atributos, el nuestro es un poco más dulce y aromático pero el simple hecho del nombre y por presumir”.

Para el ganador barista Championship de Starbucks y coffe master, Alex Pino, que representó a Bolivia en México el 2017 cuenta que si bien muchos dicen que Starbucks no tiene cultura ni calidad de café es porque no están dentro de su filosofía. “En el caso de Starbucks no se ve mucho en el buen café, ellos no venden café sino una experiencia, no son empleados atendiendo clientes sino que son personas atendiendo personas” comenta Pino.

¿Por qué consumir café boliviano? Los atributos que presenta el café boliviano según la opinión de catadores “son sabores a chocolate cítricos, frutos rojos”, cuenta Tovar, quien explica que estos normalmente pueden ser ganados por el sistema de beneficiado para cafés lavados y la altitud en la que los cafetales se cultivan, ya que esto influye en el aspecto de concentración de este tipo de características que hace que el café boliviano tenga buenos atributos.

El torneo Taza de Café Presidencial es un concurso donde participan los caficultores a nivel nacional. Catadores internacionales califican la calidad de café en taza bajo criterios como dulzura, acidez, aroma, resabio, entre otros. El café ganador es subastado internacionalmente, el precio base de este año fue de dólares 3.50. “Se ha logrado comercializar el café ganador que logró 91 puntos en taza en 20,70 dólares la libra de café verde oro”, afirmó Tovar.

A lo que se llama el cinturón verde del café, ubicado entre el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio, son regiones que presentan las condiciones favorables para la producción de café, y Bolivia se encuentra dentro de esta, siendo la altitud un punto a favor. “La Paz representa el 91% de la producción y localidades como los Yungas o Caranavi producen cafés orgánicos y de semilla arábica”, afirmó el ingeniero agrónomo y caficultor José Luis Escobar.

La planta del cafeto tiene dos derivadas la robusta que es más resistente, la arábica que es apreciada por la calidad de semillas de café y la libérica. Alex Pino explica que la mayoría del café instantáneo es elaborado con robusta, siendo uno de los mayores compradores Nestlé por el constante flujo de producción. “No es un café con aroma y sabor, pero quizás su bono es la cafeína. No tienen un proceso de selección lo mezclan con todo”, manifestó Pino, de tal forma que el precio de los cafés instantáneos es más barato y de menor calidad.

LEE TAMBIÉN >  Amor por la Patrona de Sucre Virgen de Guadalupe

Al momento de comprar café se debe tener en cuenta la fecha de caducidad. Varias de las bolsas de café que son vendidas en Starbucks tienen una fecha próxima de vencimiento. Byon que es tostador de café explica que existen varios niveles de tostado. Cuando el café es comprado barato por las grandes transnacionales de café “el tostado oscuro es para darle uniformidad al sabor y llegan a quemar los sabores más delicados que tiene la semilla”.

El sistema de fecha de vencimiento que utiliza Byon en su venta de café no es el de producción, es el de tostado, “así se sabe cuánto ha pasado de su punto más fresco mientras más cerca de la fecha más rico y aromático”, afirmó el catador, quien explica que los cafés de marca puede que tengan buen olor, pero una vez molido para beber sabe feo debido a que cuando se tostó fresco y se envasó emanaron los gases frescos que se quedaron en la bolsa, pero el café en sí fue pasándose.

Tovar lamenta que el mayor consumo sea de café torrado, “estos tienen la característica de emplear en su elaboración café de descarte, azúcar quemada para darle mayor tinción y cáscara para el volumen”, afirmó. Además, argumenta que la tendencia debería ser el café tostado, porque no se hace ningún aditamento, simplemente es tostado y molido, por ende, de mejor calidad.

Situación de la caficultura. Para el productor de café de Caranavi José Luis Escobar los problemas que presenta el sector es la falta de acceso al crédito de fomento a la producción, apoyo técnico, innovación tecnológica, ausencia de programas de investigación y la prevalencia de roya y ojo de gallo que afecta al cultivo.

Para ello el ingeniero Carlos Osinaga, del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), comenta que se va a transferir 182,8 millones de bolivianos del Tesoro General de la Nación (TGN) para la ejecución del Programa de Inversión de Caficultura a nivel nacional.

Tiene un tiempo de implementación de 5 años se ha iniciado el 2018 se va a sustituir las plantaciones viejas improductivas, estamos trabajando con semilla local certificada. El proyecto financia el 70% de los plantines y el 30% el productor” afirmó Osinaga.

Según datos estadísticos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior Bolivia exporta 9,3 millones de dólares por más de 1.400 toneladas de café principalmente a Estados Unidos y a países de la Unión Europea. En cuanto a las importaciones son 15.5 millones por 3.200 toneladas siendo el mayor proveedor Brasil. “Exporta principalmente materia prima e importa productos con valor agregado”, informó Mónica Solares, del IBCE. Santa cruz con más del 80% lidera la importación de café.

‘El café de calidad cuenta una historia. Según Byon, para preparar una bebida “es un homenaje a la tierra y un tributo al productor respaldado por el sabor del café”. Hace énfasis en la importancia de culturizar a la población para la apreciación del café boliviano por medio de las catas. Reconoce que el precio del café puede ser una limitante de consumo es por ello que implementa su campaña “cafecito mañanero”, donde todas las bebidas de café son a mitad de precio de 8 a 9 am. “Para nuestro segundo año regalamos café para reiterar nuestro compromiso con la culturización del café boliviano”.

Byon y Tovar coinciden en el impacto positivo que generaría la venta de café boliviano por parte de las cafeterías transnacionales. Por otro lado, “una ley que imponga gravamen arancelario alto para café tostado del exterior como incentivo a la tostaduría nacional”, manifiesta Byon.

La realización de ferias del café en lugares como Expocruz, el apoyo de las autoridades, medios de comunicación y la concurrencia de la sociedad civil son clave para impulsar el consumo de café boliviano.//Hikari-Mik/el dia