Menacho, el juvenil que jugó gracias a la enfermedad de un compañero

César Menacho, marcó el 3-2 para Blooming ante el rojo de Montero. Foto. Cristian Araúz

César Menacho hizo explotar a la parcialidad celeste con el 3-2 ante Guabirá la noche de este domingo en el Tahuichi. Detrás de ese gol la historia dice que el juvenil fue convocado por el entrenador, Erwin Sánchez, por una emergencia. La primera opción Alexis Blanco se enfermó horas antes del partido, situación que obligó al DT a echar mano del joven de 19 años.

Nadie sabía que Sánchez lo iba a meter a los 56 minutos por Gabriel Ríos. Por los antecedentes era la última carta que se podía jugar el entrenador, pues no había sino llamado ni a la banca en los últimos diez partidos. Ni el más optimista de los bluministas pensaba que sería uno de los héroes de la noche.

La buena ubicación y la entrega que mostró en los primeros minutos. Corriendo y metiendo en cada jugada, que le tocó intervenir como si fuera la última, tuvo su premio a los 75 minutos. Corrió de forma paralela a Rafael Barros, esperando el pase que segundos después le llegó. El juvenil, que tiene el arco entre ceja y ceja (fue goleador de las inferiores en Blooming) puso el 3-2, que desató la locura de los celestes.

LEE TAMBIÉN >  Cívicos y Conade convocan a un paro indefinido a partir de mañana

El partido estaba 2-2 y con un plantel académico volcado al ataque dejando peligrosamente la última línea; sin embargo, el tanto de Menacho puso paños fríos a una noche que seguro no olvidará por mucho tiempo. Marcó un gol determinante, que sirve para que ‘Platiní’ vuelva a creer en él en un plantel con mucha juventud.//el deber