Santuario de las ranas gigantes

Ref. Fotografia: Iniciativa. Estas ranas gigantescas contarán muy pronto con un hogar donde serán protegidas para su conservación.

La Isla de la Luna, vecina del lago navegable más alto del mundo, el Titicaca, quiere convertir su hogar en un santuario para conservar a las ranas gigantes endémicas de sus aguas que están en estado crítico de amenaza para su conservación.

Promoción del ecoturismo. Con el apoyo de la fundación Bolivian Amphibian Initiative este proyecto puede ser una realidad y los biólogos trabajan con los pobladores de esta isla de tres kilómetros de extensión para socializar las características de estas ranas y la importancia de su protección, además de promover el ecoturismo.

Ejemplares enormes. Los ejemplares de la rana gigante (Telmatobius culeus) son cada vez más difíciles de encontrar en el lago, atrás quedaron los días en los que el oceanógrafo francés Jacques Yves Cousteau registró ejemplares de hasta 50 centímetros y un kilogramo de peso a finales de la década de 1960 y principios de 1970. Sus características la convirtieron en la rana acuática más grande del mundo.

Los habitantes de la isla fueron capacitados no sólo para su manejo sostenible de las ranas, sino para promover la conciencia ambiental entre los pobladores y visitantes.

25 Famiilias  viven en la Isla de la Luna y se encargan de cuidar a la rana gigante.//el dia