Sissy Añez: “Uno se reinventa todos los días”

Su relación con los medios de comunicación nació cuando tenía ocho años, que fue la primera vez que participó en un programa de televisión de Santa Cruz. A los 16, ya formaba parte del departamento de prensa de un reconocido canal. También incursionó en periodismo radial.

Hace un año, Sissy Áñez (41) está a la cabeza de la gerencia de comunicación nacional de Farmacorp, empresa que figura entre las 10 que más aportan al país (de acuerdo al ranking Merco) y que fue reconocida por la revista internacional especializada en negocios Forbes, como una de las 10 empresas con mayor enfoque en el cliente de Sudamérica.

En una conversación con OH!, Añez habla sobre su transición profesional a la comunicación empresarial y los que retos que implicaron su reinvención.

¿Cómo ha sido el cambio de trabajar como periodista a comunicadora corporativa?

Cuando uno es periodista el periodismo lo lleva al área donde se está desarrollando. Agradezco que Farmacorp me ha dejado desarrollar y seguir desarrollando esa vena que tengo para la producción de contenido de valor para nuestros clientes, enfocado todo en bienestar, salud y belleza. El año pasado hemos estrenado nuestra revista digital que se llama Buen Vivir, es una publicación en la que consultamos a médicos y personas que se dedican a salud o bienestar en Bolivia. Es un buen aporte, porque a la gente le gusta saber qué ofrece el mercado. Ese es nuestro periodismo de marca, una tendencia en la comunicación corporativa en la que las marcas generan contenido que a la gente le interese en función al rubro en el que se desenvuelve. Hemos lanzado nuestro Farmacorp Channel, donde producimos audiovisuales con temas de interés sobre crianza y el desarrollo integral que debe tener el ser humano como parte de la sociedad.

Estoy canalizando mi pasión y lo que soy, que es ser periodista. Ahora estoy trabajando para Farmacorp, una empresa que más allá de seguir su negocio te permite seguir creciendo como profesional y eso es muy importante.

¿Piensas volver a los medios?

No está cerrada la posibilidad. De hecho, la radio siempre es algo que me queda más próximo para retornar. La televisión…no sé, la veo quizá un poco más alejada de mis planes.

¿Por qué es importante trabajar un activo intangible como la comunicación en las empresas?

La comunicación lo es todo, tanto en los seres humanos como en las empresas. De manera consciente o inconsciente estamos transmitiendo mensajes. Siempre será mejor tener una comunicación ordenada, con objetivos y que apunte a los públicos con los que nos queremos relacionar. Al ser una comunicación de marca evidentemente debemos desarrollar las conexiones, porque si no nos comunicamos no nos van a conocer. Queremos que nos conozcan, cuál es nuestro espíritu, qué es lo que pensamos y hacia dónde nos dirigimos.

Estoy decidiendo comunicar esto y no dejar que se emitan mensajes equivocados.

¿Cómo trabajan al ser una industria farmacéutica su imagen corporativa?

Somos una empresa que está apegada a las normas vigentes del país y ahí hay que diferenciar la norma que se aplica para los medicamentos como para los productos que se venden en nuestras salas.

Logramos conectar muy bien con nuestros públicos. Nuestro enfoque es 100 por ciento en el cliente, qué es lo que está necesitando, qué es lo que le está molestando, qué es lo que le está agradando. El estar siempre con esa conexión, atención y enfoque es lo que nos permite desarrollar campañas o expectativas acordes a las necesidades de ellos.

¿Cuál es la clave para trabajar con un público tan diverso como el boliviano?

Bolivia es muy diversa y muy compleja, a la hora de diseñar una estrategia de comunicación no se puede planificar una misma para todo el país. Cuando uno logra encontrar el hilo de conexión, logra generar una buena comunicación: una empresa abierta y transparente y que muestra un verdadero interés por las personas. Toda acción que emprendemos la hacemos con responsabilidad.

TENAZ “Estoy canalizando mi pasión y lo que soy, que es ser periodista”, afirma Sissy Áñez, quien es gerente nacional de comunicación de Farmacorp. | ANDRÉS HERBAS

¿Cuáles son los retos de trabajar la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en Bolivia?

La RSE en Farmacorp nace del espíritu de las dueñas, que son cuatro hermanas. La empresa nace de cuatro hermanas y eso le da un matiz distinto a la gestión misma. A partir de allí, se desarrollan programas como el “Sí quiero”, el cual se regionaliza por ciudades.

LEER MAS  SANTA CRUZ: Apartan de la Policía a uniformado que se casó con una interna de Palmasola

El desafío que existe y se plantea no sólo en Farmacorp, sino en todas las empresas, es implementar el verdadero concepto de RSE, que tiene que ver con los objetivos de desarrollo sostenible trazados con las Naciones Unidas, que se asientan sobre tres pilares que son: el desarrollo sostenible social, económico y del entorno. Cuando se garantice que el individuo se va a desarrollar de manera responsable en una empresa y esta es responsable en una sociedad, hablamos de RSE.

Tenemos varias campañas, la del “Sí quiero”, que es la más visible y antigua, porque afamadas personalidades nos prestan su imagen de manera voluntaria para pedir al cliente que done centavos. Farmacorp es un puente, en realidad ayuda a la solidaridad y el buen corazón de los clientes. Farmacorp lo que hace es recibir los centavos y entregarlos a los centros.

Otros programas importantes son el “0 contrabando, Farmacorp es garantía”, “Sana semana”, “Farmacorp verde” y “Primero la niñez”, una alianza con Unicef. El año pasado hemos sido la primera empresa en entregar nuestro compromiso de incorporación de respeto a los derechos de los niños en nuestras políticas corporativas.

¿Los bolivianos son solidarios? ¿Puede llegar uno como empresa al corazón de ellos?

Yo creo que sí. En mi carrera como periodista he tenido experiencias fantásticas. A la sociedad le gusta ver reflejada esa imagen de personas solidarias y eso es contagioso. En diferentes partes del país, podemos palpar que la gente es desprendida. Los bolivianos somos capaces de mirarnos y extendernos la mano, el “Sí quiero” es una muestra de ello.

¿Cuál ha sido el mayor logro profesional en tu actual puesto?

No ha llegado todavía (ríe). Para mí cada día es un logro. No se lo alcanza solo, hay un equipo detrás trabajando y creo que llegar a esto es un logro. Hay que ver las cosas como un milagro, sea poco o mucho. Igual estamos con la convicción y acción de querer construir.

¿Cómo combinas tu tiempo para desempeñar un cargo nacional y gerencial con tus realizaciones personales?

Tener prioridades es importante. Tener una empresa que te trate tan bien y te valore como ser humano, que a partir de las 17:30 te diga: “se acabó el horario de trabajo”, es importante también. Lo que se ve hacia afuera se practica hacia adentro también. El trazarte metas, el saber que primero estás vos, tu equilibro, tus momentos de paz y tranquilidad, tu hora. El tiempo muerto es importante, porque permite desconectarte.

Tienes un perfil alto como imagen pública. Estuviste en el foco de la farándula y escándalos por un tiempo, ¿qué te ayudó a sobrellevar la situación?

Uno se reinventa todos los días. El desafío es todos los días. No sabes con lo que te vas a topar. Uno tiene que ser inteligente. Lo único constante es el cambio. Fue una época difícil sobre todo por mis hijos. Soy muy apegada a Dios y creo que solamente en esa comunión diaria uno puede encontrar la templanza, la calma, la paz y la quietud para poder salir adelante. Muchas veces está todo revolucionado y convulsionado, pero no puedes permitir que la convulsión esté dentro de ti.

No sé cómo lo hice, Dios me ayudó y lo hizo por mí, quizás. Puedo asegurar que todo lo que me pasó está bien, todo lo que sucedió me hizo una mejor persona que me ayudó a crecer y que contribuyó a ser lo que soy hoy.

La mejor manera de pasar una situación difícil es afrontarla. De nada sirve esconderse o negarla. He aprendido a ser feliz donde estoy, independientemente de las circunstancias. Ya conozco el camino para llegar ahí y lo recorro todos los días.//los tiempos

Adriana Trigo
Fotos: Andrés Herbas

Locación: Gran Hotel Cochabamba