Detención de Montenegro es por orden presidencial

La detención de Pedro Montenegro, quien mantuvo en vilo a la Policía y al Ministerio de Gobierno por varias semanas, fue una “orden política superior” o una “orden presidencial” y no es precisamente el resultado de un trabajo efectivo de la entidad del orden, coincidieron el abogado Jorge Santisteban y el exdirector de Régimen Penitenciario, Ramiro Llanos.

Ambos expertos en temas de seguridad, realizan varios cuestionamientos y observan irregularidades en el procedimiento. Incluso refieren a que se vulneraron los derechos humanos de Montenegro.

Santisteban, señaló que la captura de Montenegro, vivo o muerto, responde a una orden política superior, “esto no es una orden Fiscal, que obviamente existía, pero sin resultados positivos”.

Cuestionó algunos aspectos de la captura del narcotraficante como “¿Dónde se entregó?, ¿en el lugar donde se hizo los operativos? No. Se entregó en oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) lo que significa, que lo estaban buscando en el lugar equivocado”.

Además refirió como antecedente que, si no existiera una pugna de poder entre los altos mandos policiales (apadrinados por políticos), no se hubiera conocido el escándalo de los narcovínculos que involucra a policías con peligrosos narcotraficantes.

Montenegro es un líder nacional de sustancias controladas y un importante narcotraficante a nivel regional, se involucró con altas autoridades policiales, judiciales y políticas del país. Él no sólo abastecía con droga a los cárteles colombianos, era miembro de la mafia italiana Ndrangheta”, dijo.

De la misma manera, señaló que el Ministerio de Gobierno y la Policía boliviana han recuperado un poco la eficacia en sus investigaciones tras la captura, pero no su credibilidad ante la población.

Con la detención de Montenegro no significa que tenemos una mejor Policía o un mejor ministerio, su imagen se mantiene”, dijo.

Asimismo refirió que la primera etapa de investigación las autoridades políticas y policiales demostraron “voluntad” para atrapar a Montenegro, sin embargo, señaló que la población boliviana debe estar atenta al segundo paso que realice el Ministerio Público.

“Hay personas que son mencionadas en declaraciones, que no son investigadas por este caso, me refiero a las autoridades políticas”, puntualizó.

En tanto, Ramiro Llanos, exdirector de Régimen Penitenciario, señaló que la captura de Montenegro fue una “decisión presidencial” con el fin de borrar la mala imagen del Gobierno.

LEE TAMBIÉN >  Evo asegura que “difícil de parar el incendio” y anuncia evacuaciones

“Sólo cuando el presidente, Evo Morales, interviene suceden estas cosas, cuando él habla, el mundo se mueve”, señaló.

Llanos mencionó que la aprensión del narcotraficante es positiva, pero, la forma en que se lo presentó a los medios de comunicación en Santa Cruz y a la población nacional transgrede normas internacionales.

“Sea quien sea, hasta un criminal no puede ser expuesto como ganado, las normas internacionales prohíben la exposición de personas de cualquier índole”, dijo.

Además explicó que cuando existen zonas restringidas en un país, cuando no se puede capturar a una persona se evidencia actividades delictivas en el territorio.

“Bolivia no es una isla, estamos en un mundo globalizado, los carteles del narcotráfico también, en todos los países hay carteles, ¿por qué en Bolivia no tendrían que existir? lo que ocurrió estos días ratifica eso”, dijo.

FELICITACIÓN

Poco después, el presidente Morales no dudó en saludar a la Policía Boliviana y al Ministerio de Gobierno por la “captura” de Montenegro. “Saludamos al @MindeGobierno y a la Policía Boliviana por la captura del narcotraficante Pedro Montenegro”, se lee en la cuenta Twitter de Morales.

Morales afirmó que la política de su gobierno es luchar contra el narcotráfico y la corrupción. “La Policía es una institución que debe ser ejemplo de transparencia y honestidad para nuestro pueblo”, complementó el jefe de Estado en otro tuit.

Montenegro era buscado en Brasil desde 2015 e Interpol Bolivia lo sabía, aunque según las autoridades del Gobierno la orden de captura había sido borrada, porque conformó una red de tráfico de drogas hacia Europa; en Bolivia reclutó a varios jefes y oficiales de la Policía y se presume que tenía contactos con jueces y abogados que lo protegían.

De acuerdo con el portal de noticias Clave 300, Montenegro decidió entregarse debido al hostigamiento policial hacia su familia, sobre todo por su esposa y sus dos hijos de ocho y 13 años de edad, respectivamente.//el diario