Epidemiólogos creen que ratas que trasmiten arenavirus migran de zonas por deforestación

RATÓN DE COLA LARGA. FOTO: WIKIPEDIA (CC)

Epidemiólogos del Ministerio de Salud sospechan que las ratas que contagiaron el mortal arenavirus, están migrando a zonas más altas desde los llanos orientales debido a la deforestación y el cambio climático.

“Si bien existen zonas geográficas que son el hábitat para ciertos roedores que viven con el virus, podríamos decir que varios factores están propiciando la migración de estos roedores a otros territorios: la deforestación y el calentamiento global que a su vez provoca desbalances hidrológicos”, dijo Jhemis Molina, director de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud.

El arenavirus ha provocado hasta ahora tres muertos, dos de ellos médicos mientras un cuarto lucha por su vida en una unidad de cuidados intensivos.

Por el momento, no se sabe qué tipo de arenavirus, el resultado final se conocerá la semana próxima cuando envié las pruebas el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta, Estados Unidos.

Molina dijo que podría tratarse de una variedad nueva. Si fuera así los resultados del estudio permitirán conocer más sobre las particularidades de la infección, sus formas de contagio y sobre el vector. Tres especialistas internacionales cooperan con las autoridades.

Saber qué tipo de arenavirus es, nos dará un contexto de la enfermedad para prever otro brote en el futuro; obligará a replantear las actividades de vigilancia epidemiológica y actualizar los protocolos. Si es conocido nos dará luces para mejorar el tratamiento. Si fuera nuevo será una alarma para el equipo médico en el buen sentido de la palabra”, dijo Molina.

LEE TAMBIÉN >  UMSA y Jubileo critican que Viaciencia sea la única avalada para conteo rápido y temen fraude

El brote ha despertado interés de la comunidad internacional, dijo el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Alfonso Tenorio.

Tenorio aseguró que “el brote está controlado pero no cerrado” porque hay que esperar 25 días para saber si se presentan nuevos caos. “Pero no hay riesgo de una epidemia”, señaló.

El equipo médico aclaró que son cinco casos reportados: el agricultor de arroz que contrajo el mal en su chaco de Guanay, un familiar de éste quien presentó síntomas pero que está fuera de peligro con un alta médica; la internista y los dos médicos que trataron a ella.

“La posibilidad de contagio de persona a persona es bajo. Se contrae el mal a través de un contacto directo con los fluidos y la sangre de la persona infectada”, explicó Molina.

El gastroenterólogo Gustavo Vidales realizó una endoscopia a la internista Ximena Cuellar quien trató al agricultor infectado. Al realizar la endoscopia el médico estuvo expuesto a los fluidos de la paciente.

El médico Marco Ortiz lucha contra la enfermedad. El fue quien trasladó a Cuéllar desde Caranavi en una ambulancia y le practicó una entubación que lo expuso a fluidos de la paciente.//ANF