SANTA CRUZ: Vivía en la casa del asesino porque no tenía a dónde ir con sus cuatro hijos

Vecinos de la urbanización Valle Sánchez, familiares de las víctimas y todo el país, se encuentra consternados por el crimen de Walter Ruperto Monasterio Villarroel (46), contra sus dos hijos y sus dos hijastros, una adolescente de 15 años, una niña de 5 años, un niño de 4 años y un bebé de 2 años en la urbanización Valle Sánchez, en el barrio Acualand, la tarde jueves.

Guadalupe Avelo Rojas, madre de las víctimas explicó que sus hijos se quedaban al cuidado del asesino y lamentó que tres de sus hijos estaban sin estudiar porque no tenía dinero y el sujeto no la ayudaba con los gastos de manutención.

Ella explicó que convivían en la casa del perpetrador porque no tenía dónde vivir con sus cuatro hijos. “Vivía de la caridad de su familia” dijo la madre, quien agregó, “intentamos convivir todos”. “Porque mis hijas me pidieron: ‘no mamá no nos vayamos a otro lado porque aquí está el colegio’”, recuerda que le decía su hija de 15 años.

La madre llegó hasta la morgue desesperada y aún incrédula de que sus hijos hubieran sido víctimas a manos de su propio padre, y al confirmar la tragedia preguntaba si los cuatro estaban muertos.

LEE TAMBIÉN >  SANTA CRUZ: Estudiantes que viajaban a los 'Pluris' sufren accidente en San Julián

Según el informe de la Policía, el autor del hecho primero los envenenó, pero como no murieron, utilizó un cuchillo para acabar con sus vidas.

El hombre, que cuidaba a sus hijos por las tardes por un acuerdo con su pareja, envenenó con raticida a los cuatro menores “y como no hacía efecto” procedió a acuchillarlos uno por uno a sangre fría, para después acomodarlos ya sin vida en una cama y taparlos con una sábana.

Tras cometer este horrendo crimen y dejar una nota confesando hecho, el padre se trasladó hasta el puente del 4to anillo y avenida Cristo Redentor para lanzarse hacia la calzada donde transitan varios motorizados y aunque se lanzó, sólo resultó herido, tras lo cual fue auxiliado por una ambulancia hasta la clínica Kamiya, donde un oficial halló una carta póstuma donde indicaba que mató a sus hijos y dónde los había dejado.

El sujeto, después de reponerse ante los cuidados médicos, confesó ante los uniformados de ser el responsable del asesinato de sus hijos, y explicó que tomó la decisión porque supuestamente su pareja pretendía quitárselos mediante un proceso legal.//red uno