COCHABAMBA: Fue a hacer tarea y termino violada por el novio de su amiga

Una tarde de tareas se convirtió en una farra que terminó en una violación.

La víctima es una adolescente de 16 años de edad que se quedó en casa de su compañera de curso para hacer los deberes de la escuela. La menor, después de haber consumir bebidas alcohólicas, fue violada por el novio de su amiga y otro sujeto que sería inquilino de la casa donde ocurrió el vejamen.

La agresión sexual ocurrió el pasado lunes por la tarde en una vivienda de la zona de La Chimba, al oeste de la ciudad de Cochabamba.

PERMISO

La madre de la menor indicó que su hija le pidió permiso porque tenía que verse con sus amigos para hacer los deberes escolares.

La colegiala, su amiga y dos chicos consumieron bebidas alcohólicas, después de unas horas la víctima quedó embriagada, situación que fue aprovechada por el enamorado de la anfitriona y el inquilino de 18 años de edad para vejar sexualmente a la menor.

La madre de la menor tenía el presentimiento de que su hija se encontraba en peligro y decidió ir a la casa donde estaba ella. Su temor se hizo real y encontró a la adolescente en un estado inconveniente y con signos de haber sido violada.

LEE TAMBIÉN >  LA PAZ: Accidente de tránsito deja tres fallecidos

“Fue agredida sexualmente por la pareja de su amiga y otra persona mayor de edad, que estaría en una habitación contigua. El caso se apertura por el delito de violación”, señaló el director departamental la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Cochabamba (Felcc), Yury Tapia.

DENUNCIA

Agentes de la División Personas de la Felcc, tras conocer la denuncia, realizaron las primeras pesquisas y arrestaron a los dos sospechosos. Al tratarse de un menor de edad uno de los arrestados, el Ministerio Público analiza la posibilidad de pedir su detención en un centro de infractores. En el caso del joven de 18 años de edad, el fiscal a cargo del caso determinó su aprehensión.

La Policía no descarta incluir en la investigación a la amiga de la víctima por complicidad.//gente/Diego Parra