SANTA CRUZ: Transportista asesina a palos a su exesposa y luego se suicida

Teodoro S. y Wilma R. fueron encontrados sin vida ayer.

Teodoro S. un transportista de 52 años de edad asesinó a su exesposa, Wilma R. (42) golpeándola en la cabeza con el palo de una picota y luego se quitó la vida ahorcándose.

La pareja de 23 años de matrimonio se encontraba separada hace más de 2 años y ambos fueron notificados con su divorcio dos meses atrás.

Los dos fueron vistos con vida por última vez, la noche del sábado en un matrimonio y no aparentaban tener problemas.

El hombre se dedicaba al transporte y era propietario de una ferretería, mientras la mujer era comerciante y trabajaba vendiendo en ese mismo negocio.

Según las declaraciones a la Red Uno, de una de las hijas de los fallecidos, el hecho ocurrió al promediar las 6 de la mañana de ayer, puesto que Wilma R. habría entablado una conversación telefónica con su hermana hasta las 5 de la mañana.

El caso tuvo lugar en el séptimo anillo de la avenida Bolivia de la ciudad de Santa Cruz y según el infome del médico forense la mujer habría fallecido por múltiples traumas en el cráneo provocados por el palo de una picota.

LEE TAMBIÉN >  TARIJA: Fue a pescar y fue arrastrado por el río Guadalquivir

El fallecido dejó una carta póstuma que indicaba a sus hijas dónde se encontraba su madre “tu mamá está donde el auto negro”, decía refiriéndose a una de las casas de la pareja e indicaba el detalle de su drástica determinación de terminar con su vida y la de su pareja.

Teodoro S. sufría diabetes y les decía a sus hijas que él ya no iba a estar con ellas.

En más de dos décadas de casados si hubo antecedentes de violencia pero nada “tan grave” añadió la hija de los fallecidos.

Una de las familiares dijo que el transportista victimizó a su pareja por problemas maritales “obviamente yo creo que fue un problema de celos o algo marital” mencionó la hija de la pareja a la Red Uno.

Los fallecidos dejan a cuatro hijos en la orfandad, la última de 7 años quien aparentemente dormía con su madre cuando ocurrió el asesinato.//Opinión