Mujeres agredidas se niegan a ir a refugio por cuidar patrimonio

Una mujer y su hijo en la casa de acogida de la Alcaldía. Archivo

Las mujeres que sufren violencia doméstica extrema y que necesitan refugiarse en una casa de acogida se niegan a hacerlo por el temor de perder su patrimonio.

La jefa de los Servicios Integrales Municipales (SLIM), Laren Estevez, recordó que para que una mujer sea remitida a una casa de acogida debe estar en una situación en la que su vida corra peligro en manos de su agresor.

Sin embargo, muchas de ellas se niegan a dejar su hogar, aún con el peligro de ser agredidas, debido a que no existe una instancia que resguarde su patrimonio y que impide que su pareja “vacíe” la residencia.

“Ser conducida a una casa de acogida significa dejar todo, debido a que no existen los espacios solo se les permite que lleven a sus hijos o dependientes y su ropa”, precisó la Jefa del SLIM.

El tiempo promedio de permanencia de una mujer en una casa de acogida es de tres meses y la remisión debe ser mediante una orden fiscal o judicial.

Durante este periodo las víctimas adquieren destrezas y habilidades que les permitan emprender un negocio. Además, reciben terapias psicológicas, tanto para ellas como para sus hijos que encuentran la violencia como un proceso natural.

Sin embargo, luego de los tres meses, cuando estas mujeres regresan por sus pertenencias estas ya no están.

La representante del colectivo Mujeres de Fuego, Ángela Nogales, dijo que han visto decenas de casos en los que las mujeres perdieron todo lo conseguido en muchos años de trabajo.

“Hay hombres que se encargan de hacer desaparecer hasta a los animales y cuando regresan se encuentran con una casa vacía. Si es un anticrético resulta que el agresor se hizo devolver el dinero y se escapó o, incluso, situaciones en las que la pareja vivía en casa de la suegra , es decir , la madre del agresor y son estas mujeres quienes se niegan a devolver las pertenencias”, relató Nogales.

LEE TAMBIÉN >  Dora Vallejos va a la cárcel de Palmasola por seis meses

En la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, 348 no existe un artículo que señale que el patrimonio debe ser resguardado por alguna instancia.

En caso de que una mujer quiera recuperar sus pertenencias debe iniciar un proceso penal, lo que implica tiempo y burocracia, lo cual ninguna está dispuesta a realizar.

VÍCTIMAS

La Alcaldía de Cochabamba inauguró en 2016 una casa de acogida para las víctimas de violencia.

En 2018 la casa recibió a 149 mujeres y 70 niños (hijos de las víctimas). En 2019 recibió a 74 mujeres y 133 niños.

Según Stevez cada mujer ingresa con un promedio de entre y ocho niños.

Dijo que estos menores, en la mayoría de los casos, llegan con cuadros de desnutrición severa, enfermedades y situaciones “deplorables” ya que los padres se desligan de la responsabilidad de los hijos y las madres deben darse modos de trabajar y cuidarlos.

SANTA CRUZ

La presidenta, Jeanine Áñez, entregó una casa de acogida en el Plan 3000 de la ciudad de Santa Cruz, informó el diario El Día.

Esa casa de acogida fue gestionada por la organización Fundapie y prevé ofrecer tratamiento psicológico y realizar actividades de acompañamiento a las mujeres que acudan a ese lugar.

Se trata de un inmueble que fue incautado al narcotráfico y entregado en calidad de comodato a Fundapie.”Reciban esta infraestructura que en un principio es en comodato, pero en el futuro probablemente podamos extenderlo por más tiempo, esta entrega la realizo con mucho cariño para colaborar con el esfuerzo de las mujeres que trabajan con este fin”, dijo la Mandataria.

Manifestó su deseo de contar con ese tipo de establecimientos en otros barrios de diferentes ciudades del país para defender a las mujeres de los maltratos.

//Opinión