“Titi” es considerado el felino más amenazado en América y uno de los más desconocidos en el mundo

Gato andino liberado en el Parque Nacional Sajama. | Foto: Ministerio de Medio Ambiente

El gato andino (Leopardus jacobita) o también conocido como “Titi” es un felino silvestre de tamaño pequeño, un poco más grande que un gato doméstico, vive en la cordillera de los Andes de Bolivia, Perú, Chile y Argentina.

Este singular felino habita en ambientes áridos y sitios aislados que se caracterizan por tener zonas rocosas y donde también habita la viscacha, un roedor de aspecto parecido a un conejo, que es su principal presa. El carácter huidizo del Titi ha sido motivo para que muchos especialistas digan que es como investigar a un “fantasma”.

En 1999 un grupo de científicos sudamericanos inició la Alianza Gato Andino (AGA), una red multinacional e interdisciplinaria, que reúne en la actualidad a miembros de los cuatro países donde mora este veloz animal.

“Cuando empezamos, no sabíamos casi nada del gato andino. Solo conocíamos su presencia basándonos en los pocos registros existentes en museos y había muy pocas publicaciones sobre la especie en general. Así que el primer paso fue saber dónde había gato andino y conocer mejor las características de su hábitat”, recuerda la investigadora boliviana Lilian Villalba, una de las fundadoras de la organización.

LEE TAMBIÉN >  Instruyen proceso contra Elio Montes, confirman que exgerente de Entel se encuentra fuera del país

A pesar de los esfuerzos por observar al felino, la mayoría nunca ha logrado verlo. Es más sencillo observarlo en fotografías o vestigios de esta especie, como los cráneos en los museos o los petroglifos grabados por las distintas culturas andinas. Este felino no supera los seis kilos de peso y su pelaje gris cenizo, adornado con manchas café, rojizas y amarillentas, se camufla perfectamente con el ambiente árido, escaso en vegetación y rocoso.

Una forma de rastrearlo ha sido a través de sus heces y gracias a las cámaras trampas, los radiocollares y los estudios de ADN; se ha podido recopilar datos y hacer, por ejemplo, una estimación inicial de sus poblaciones, calculando que existen alrededor de 1.378 individuos en toda el área de distribución, dentro de los cuatro países.

Sus principales amenazas son la degradación y pérdida de su hábitat por actividades mineras, así como la caza por distintos motivos y la tenencia irresponsable de mascotas. La organización AGA trabaja estrechamente con el sector público y privado y, en especial, con las comunidades locales, para implementar estrategias efectivas que minimicen el impacto de las amenazas que tiene por delante el gato andino Titi.

//ANF