El coronel Gareca, un chapaco que trabajó 15 años en Santa Cruz

El coronel Gareca recibe las estrellas, tras su ascenso, en diciembre de 2019. Foto: Facebook Raúl Gareca.

La muerte del coronel Raúl Gareca dejó con una profunda tristeza a su familia y a sus camaradas, quienes quedaron sorprendidos por el deceso. Tarijeño de nacimiento, el comandante regional del municipio de La Guardia le entregó a Santa Cruz 15 años de su carrera.

“Muchas felicidades por este gran logro que has conseguido debido a tu esfuerzo y dedicación. Es asombroso ver cómo tus sueños se están convirtiendo gradualmente en realidad. Felicitaciones por tu ascenso, papucho”, le escribió su esposa, Liliana Castro, en diciembre del año pasado, cuando Gareca recibía las tres estrellas de coronel de la Policía.

Ella y su hijo Limberg Gareca le colocaron las estrellas de su nuevo grado en un acto oficial realizado en Santa Cruz de la Sierra. Así comenzó este año, como un coronel activo y como comandante de La Guardia.

Gareca falleció a la 1:00 de este martes en la Caja Nacional de Salud de la capital cruceña, donde fue internado luego de presentar síntomas leves de coronavirus. Se le hizo la prueba correspondiente y la noche del lunes se confirmó que dio positivo para Covid-19.

La mañana de este martes, después de conocerse la muerte, el Comando de Santa Cruz organizó un acto póstumo donde sus camaradas contaron cómo era el oficial en vida. Uno de sus compañeros contó que Gareca tenía 29 años de carrera policial, de los cuales 15 los hizo en Santa Cruz, donde radicaba junto con su esposa, sus hijos y sus nietos.

LEER MÁS  Cochabamba: Aprehenden a falso policía usando uniforme

En ese tiempo trabajó en Organismo Operativo de Tránsito y en otras unidades como las estaciones policiales del Plan Tres Mil, de la zona de Los Lotes y de La Guardia.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Juan Camacho, se enteró en La Paz que su compañero de curso había muerto. “Era un tipo alegre, le gustaba compartir, estar con amigos y su familia. siempre sonriendo, como lo caracterizaba su lugar de nacimiento. Ahora debe estar sonriendo a la diestra de Dios, descansando. Es muy triste porque se quedó (en el hospital) cuando debería llegar donde su familia, nuestro último destino es nuestra familia”, lamentó.

//Pagina Siete