Las banderas blancas del hambre ondean en zonas de Oruro y Potosí

Una bandera blanca ondea en el domicilio de una familia necesitada, en Oruro. | APG

“Ya no hay que darles de comer a las wawas, ya no hay trabajo. Por eso, hemos salido con nuestras banderitas blancas”, relata una señora a las pocas personas que pasan por la puerta de su casa, en la zona de Vinto, en plena carretera Oruro-La Paz.

Como ella, docenas de familias han decidido poner una bandera blanca en las puertas de sus casas en al menos seis municipios de Oruro y Potosí, como una forma de pedir ayuda debido a la escasez de alimentos producto del paro económico que ha causado la cuarentena por el coronavirus.

Este símbolo del hambre ha despertado la solidaridad en los vecinos, pero también ha generado preocupación porque es cada vez más común ver banderas blancas en las calles, lo que significa que la situación de precariedad y hambre está creciendo.

El fenómeno comenzó a inicios de abril en Llallagua, en el norte de Potosí, comenta José Orlando Calani, uno de los impulsores del colectivo “Brigada Banderas Blancas”, de esa localidad. “Dijimos que una bandera blanca en tiempo de guerra significa rendición, pero en tiempo de cuarentena puede significar solidaridad”, apuntó Calani.

En Llallagua, una localidad históricamente minera, las banderas blancas comenzaron a expandirse en zonas alejadas, pero también creció el grupo de apoyo, que hoy tiene 14 personas.

“Ahora somos 14 personas que componemos el grupo, salimos al parque 6 de Agosto, juntamos aportes y en la tarde llevamos a las banderas blancas, para ayudarnos entre vecinos, porque hoy podemos tener y mañana ya no, necesitamos ayudarnos entre nosotros”, relató.

LEER MÁS  Oruro: Trabajadores de Huanuni toman instalaciones de la metalúrgica Vinto

El grupo colectó ayuda y entregó víveres a cerca de 130 personas que solicitaron colaboración por medio de las enseñas.

Las banderas blancas luego se expandieron a municipios vecinos, como Catavi, SigloXX, Uncía, y luego más al sur, como Atocha y también en las vecinas Huanuni y Oruro. Todas estas poblaciones tienen como característica que son zonas mineras.

El periódico La Patria reportó que en varios barrios de la ciudad de Oruro, como San Pedro y Los Pinos, en la zona norte, es común ver bandera blancas en las casas más humildes de personas que ya no tienen víveres para subsistir, por lo que piden la solidaridad de los vecinos.

“Yo trabajaba al día en las casetitas en la noche, pero no estamos saliendo ya dos meses y se han acabado todos nuestros recursos, tengo cinco hijos y ya no alcanza, soy comerciante, vendo hamburguesas en la noche, en el parque de la Unión, ya no tenemos nada, todo se ha gastado”, dijo uno de los vecinos consultados por el medio.

Lo mismo ocurre en otras zonas como la junta vecinal Sierra Mier, Vinto, en la carretera que une Oruro con La Paz, entre otras.

En Huanuni se observa varias banderas blancas desde mediados de abril sobre todo en la zona del cementerio y otros barrios alejados, según publicaron medios de ese municipio.

El activista Calani informó que incluso le llamaron desde El Alto, solicitando ayuda para cuatro familias. Vieron en redes sociales la convocatoria de banderas blancas.

LEER MÁS  Rafael Quispe responde a amenaza de mineros: “perro que ladra, nunca muerde”

“Les explicamos que la actividad era de Llallagua, pero de todas maneras conseguimos algunos contactos allá y les fueron a entregar algunos víveres”, relató.

Las banderas blancas comenzaron en Llallagua. | APG

La cuarentena en el país continuará por lo menos hasta el 31 de mayo, por lo que las banderas seguirán apareciendo.

2 meses y medio. Bolivia ingresó en cuarentena total el 22 de marzo, hace casi dos meses y medio, lo que mermó los ingresos de a población.

BANDERAS EN PAÍSES

Debido a la cuarentena que paró la actividad económica de la región, la iniciativa de poner banderas en las puertas o ventanas de las casas cuando ya no se tienen víveres o se necesita ayuda se replicó en varios países.

En Perú, sobre todo en el sur, en Cuzco y otras regiones, también se utiliza la bandera blanca para llamar a la solidaridad.

En Colombia también se observó este fenómeno, pero en esta ocasión con banderas de color rojo, que se utilizan en varios barrios populares de Bogotá, la capital del Estado.

En Bolivia el uso de banderas se ha extendido sobre todo en el occidente del país.

BONOS NO ALCANZAN

El Gobierno transitorio autorizó el pago de tres bonos: bono canasta a las personas de sectores vulnerables; Bono Familia a madres de niños en escuelas y Bono Universal para aquellos sectores que no entren en ninguno de los dos grupos anteriores.

Sin embargo, estos bonos no alcanzan, aseguran personas que decidieron poner banderas blancas en sus viviendas. “No alcanza, en una semana se ha ido el bono. Ya no tenemos para vivir, vivimos entre siete, con mis abuelos, mi hijito”, relató una mujer.

LEER MÁS  Cochabamba: Esperan más de una semana para cremar a sus familiares con sospecha de COVID-19

BANDERAS VIRTUALES SE IZAN EN REDES SOCIALES

REDACCIÓN CENTRAL

En las redes sociales, sobre todo en Facebook, se multiplicaron los grupos de “banderas blancas”, donde los internautas colocan fotos de viviendas que izaron ese símbolo y se hacen colectas virtuales para ayudar a los necesitados.

Se observó que al menos 10 grupos en Facebook están activos, sobre todo de internautas de Potosí y Oruro. En sus publicaciones se observa casas con banderas y un número de celular para contactarse y poder ayudar.

“Banderas Blancas-Oruro”, “Banderitas blancas Llallagua”, “Bandera blanca de solidaridad” son algunos de los grupos de Facebook que se crearon para buscar solidaridad entre vecinos y así ayudar al prójimo.

“Los jóvenes de las Banderas Blancas trabajaron y trabajan de manera incondicional entregando víveres a familias que cuelgan banderas blancas en sus casas; esta solidaridad se hace efectivo gracias a la donación de alimentos por personas de gran corazón”, señala un publicación del grupo voluntario.

Según José Orlando Calani, de Banderas Blancas Llallagua, la iniciativa se expandió incluso por el Perú, donde ya se crearon grupos de solidaridad para ayudar a vecinos que pongan el símbolo del hambre en sus puertas.

//Los Tiempos/Nelson Peredo