Una lucha incansable por salvar a su esposo víctima del coronavirus

“Ayudame amor, no me dejes morir acá, llévame a la casa”, fueron las expresiones que resumen la impotencia del sargento 2do de la Policía Boliviana, Armando Mamani Choque, contagiado con la mortal enfermedad del COVID-19 en el departamento de Santa Cruz.

El uniformado hace 21 días se encuentra internado en la Caja Nacional de Salud, debido a que no recibe el tratamiento adecuado para superar la enfermedad. Hace una semana su salud empeoró porque el virus afectó sus pulmones lo que obligó a que sea entubado.

Su esposa Danitza Sandoval Jiménez, lamentó la discriminación que existe en la institución verde olivo afirmando que se debería priorizar la salud de los policías sea el rango que sea sin discriminación alguna. La mujer viene peregrinando por salvarle la vida a su esposo y gracias a su lucha perseverante logró conseguir plasma donado por su compadre Alejandro Ticona, camarada de Armando.

“Había un segundo plasma que iba a ser donado para mi esposo pero priorizaron para otro paciente miembro de la Policía que se encuentra internado en una clínica privada mientras mi marido se encuentra botado en la CNS a punta de paracetamol”, lamentó la mujer quebrada en llanto.

LEER MÁS  Cochabamba: Paciente con COVID-19 muere tras lanzarse del tercer piso de un hospital en Sacaba

Sandoval reconoció ser portadora de coronavirus al igual que su esposo pero su fé en Cristo ha logrado que se mantenga de pie y no decaiga su salud. “He entregado mi vida al señor y gracias a ello no tengo los síntomas graves de la enfermedad, solo dolores de cabeza”, indicó Danitza. Sus hijos son quienes más extrañan y reclaman a Armando cada que llega a su vivienda ubicada en el barrio 24 de julio del hospital.

“Mamá queremos ver a papá, cuando va venir”, me reclaman y no se que más mentirles (llora). Su drama ha tocado fondo entre los camaradas de su marido quienes están viviendo en sus domicilios aislados y contagiados con coronavirus.

“Hay muchas familias de policías que están conviviendo contagiadas en sus casas poniendo en riesgo a sus hijos sin recibir ayuda alguna”, denunció. Es más, pese a que las autoridades sanitarias saben de su contagio no se han apersonado a verificarlos como se encuentran.

Ni siquiera han recibido el apoyo moral de la Asociación Nacional de Clases y Policías Anssclapol.

//El Dia

TE PUEDE INTERESAR

LEER MÁS  Cochabamba: Cuatro hermanitos son separados de su madre sospechosa de COVID-19 y no tienen familia que los ampare