Alicia se salva del COVID-19 con plasma del paciente “0” de la Llajta

Russel Ramírez en el momento de la donación.CRÉDITO- Russel Ramírez

Después de permanecer 22 días internado en el hospital Viedma y otros 10 aislado en su domicilio, Russel Ramírez, el primer paciente positivo de Cochabamba, venció al coronavirus y recibió su alta el 18 de abril. Dos días después recibió la llamada del doctor Christian Gómez, responsable de Infectología de ese nosocomio, quien le comentó sobre la técnica del plasma convaleciente y le preguntó si se animaba a donar sangre para ayudar a otros enfermos que continúan la lucha contra la Covid-19.

A tan solo tres días de esa llamada, Russell acudió al Banco de Sangre de Cochabamba para que le saquen una muestra y vean si realmente podía ser un donante. “Era la mejor forma de ayudar a otras personas que estaban pasando por lo que viví y de agradecer a los médicos que me cuidaron casi un mes”, dice emocionado.

Donó 600 ml (mililitros) de plasma que fueron fraccionados en tres porciones para que ayuden en el tratamiento de pacientes enfermos con el tipo de sangre 0+. Dos fueron enviadas a Trinidad y la última fue transfundida a Alicia R., una mujer de 72 años, que tenía dos enfermedades de base: diabetes e hipertensión arterial. A los pocos días venció al coronavirus.

LEER MÁS  Fiscalía informa que Leyes tenía una libreta con preparativo de fuga

“La paciente era la séptima positiva del Viedma y estaba internada varias semanas; no lograba negativizar que la prueba de PCR, que detecta la presencia del virus en el organismo, sea negativa–. Su estado variaba de un día a otro. Después de la transfusión de plasma, logró vencer la enfermedad y fue dada de alta”, explica el médico Christian Gómez.

Esto quiere decir que, el paciente “0” de Cochabamba –el primer caso confirmado y el primero en vencer la enfermedad en el departamento salvó la vida de la séptima paciente positiva del Viedma, gracias a la donación de plasma.

El plasma sanguíneo es el suero o porción líquida que queda después de que se hayan removido los glóbulos rojos, las plaquetas y el resto de los componentes de la sangre. En esa sustancia quedan los anticuerpos del donante a una enfermedad en este caso, la COVID -19 que tuvo recientemente. Al transfundir ese plasma a otra persona que tiene el mismo mal, su cuerpo genera los anticuerpos que pueden ayudar a que se cure.

La transfusión de plasma convaleciente, como la han llamado, es una de las terapias que está teniendo buenos resultados en el mundo contra esta enfermedad. Por eso, las donaciones son la punta de lanza de una cadena de solidaridad que debe crecer poco a poco. Actualmente, hay 60 personas recuperadas en Cochabamba y solo seis donaron sangre, según los datos de la directora del Banco de Sangre, María Luisa Herrera.

LEER MÁS  YPFB: Según Soliz, las gerentas que elaboraron contratos irregulares tenían el respaldo de Añez

“El Banco está impulsando un programa para incentivar a los pacientes recuperados que vengan a donar sangre. Hasta ahora acudieron al llamado seis personas, cinco de las cuales quiso mantenerse en el anonimato, por miedo al estigma social”, explica Herrera.

A cada uno de los seis pacientes se les extrajo 600 ml de plasma, mediante una máquina de aféresis –extrae la sangre, separa el componente que se necesita y devuelve el resto de la misma al donante por la misma vía de recolección–, que garantiza el proceso de separación.

Herrera comentó que con la donación de estos pacientes se obtuvo 18 unidades de plasma convaleciente, de las cuales, algunas ya han sido utilizadas en pacientes de Cochabamba, Beni y Santa Cruz. “Esperemos que aumente la donación para intentar salvar más vidas”, dijo.

Por su parte, Russel Ramírez, el único de los seis donantes que se animó a dar su nombre, anunció que esta semana volverá a donar plasma. “Soy un agradecido por la vida”, concluyó.

//Opinión

TE PUEDE INTERESAR

LEER MÁS  Un camión se vuelca al esquivar los bloqueos