Cochabamba: Hermanitos separados de su madre que es sospechosa de COVID-19 ya tienen tutora y reciben primeros donativos

Los cuatro niños de Marquina junto a los donativos que envió la OTB Florida Norte, con la ayuda de la Fundación Voces Libres. VOCES LIBRES

Una vecina de Marquina, Quillacollo, firmó un documento en el que se comprometió a cuidar a los cuatro hijos de una mujer sin familia que está internada por sospecha de COVID-19. Los hermanitos recibieron los primeros donativos que la OTB Florida Norte envió con ayuda de la Fundación Voces Libres.

En respuesta a la campaña solidaria promovida por OPINIÓN, los vecinos de la Organización Territorial de Base (OTB) Florida Norte, en Colcapirhua, se organizaron para recaudar donativos para los cuatro niños de entre cinco meses y ocho años de edad que están separados de su mamá. Les enviaron un andador, un coche de bebé, leche de fórmula, ropa, zapatos, entre otros donativos que fueron recibidos con mucha alegría por los niños. Los más pequeños, al ver algunas golosinas entre las cosas que les mandaron, no dudaron en comérselas de inmediato.

Como se trata de cuatro menores de edad, la ayuda aún es insuficiente, por lo que continúa el acopio de donaciones en instalaciones del Diario de Circulación Nacional OPINIÓN, en la General Achá, entre Junín y Hamiraya. Se prevé hacer una segunda entrega mañana.

Para ser parte de la cruzada, contactarse al 4254400, teléfono del periódico.

LEER MÁS  Pandemia dejó sin trabajo a Marleny: llegó a pedir limosna para ella y su hija

INFORMACIÓN

La secretaria de Actas del vecindario en Marquina, Maritza Salas, informó que los resultados de la prueba de COVID-19 saldrán hasta el miércoles.

Entre tanto, la Fundación Voces Libres dijo que el acta de compromiso que firmó la vecina rige hasta que la madre salga del hospital.

Recordemos que antes de la cuarentena, la familia ya vivía en “extrema pobreza”. La mujer de 29 años que ahora es sospechosa de COVID-19 fue abandonada por su concubino y cuidaba sola de sus hijos.

Según la secretaria de Actas del vecindario, la familia recibió ayuda de las autoridades. Le dieron una cocina y la OTB cooperó para entregarle una garrafa, “pero la cuarentena se extendió”, la comida se les acabó y la madre se vio obligada a trabajar, lavando ropa. Suponen que se contagió en alguna vivienda.

//Opinion