La sirena boliviana volverá a entrenarse desde el 20 de este mes

La sirena boliviana Karen Tórrez finalmente podrá volver a los entrenamientos en piscina a partir del lunes 20 de julio, después de más de cuatro meses de paralizar su preparación rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio, por la pandemia del coronavirus.

“En cuanto a la autorización sé que ya se aprobó en el ministerio de Salud, faltaba una firma del viceministerio de deportes, espero que hoy (por ayer) me hagan llegar, para que ya pueda entrenar desde el lunes”, explicó la nadadora.

Tórrez tramitó por más de un mes la autorización para su vuelta a los entrenamientos y aunque no quiso brindar mayores detalles, el protocolo individual es casi el mismo que se está utilizando a nivel sudamericano, donde el nadador no utiliza las áreas comunes de la instalación deportiva como los vestuarios o duchas; sino que se ingresará de manera directa a la piscina.

Para Tórrez buscar estar al 100% después de más de cuatro meses será algo novedoso, porque nunca antes estuvo tanto tiempo sin entrenar en una piscina.

“Para mí será algo nuevo, porque nunca estuve tanto tiempo fuera de la piscina, lo máximo que me daba de vacaciones eran dos semanas al año y eso desde que tengo 13 años, entonces estamos hablando de que he tenido 15 años un ritmo de no parar más de dos semanas al año”, comentó.

Aunque es consciente de que en la natación se considera que una semana sin entrenamiento en piscina es casi como un mes, espera que todo el trabajo físico que realizó durante la cuarentena le permita estar al 100% para el Sudamericano Absoluto, que está prevista a realizarse en noviembre en Buenos Aires, Argentina.

En el Sudamericano Karen Tórrez buscará la marca mínima “B” en los 50 libre, prueba en la que está a cinco centésimas de la mínima. La mínima “B” en los 50 libre es de 25”51, Karen logró un tiempo de 25”56 en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.
De momento Karen con esa marca logra uno de los cupos que otorgará a Bolivia el Comité Olímpico Internacional (COI) por el tema de universalidad. Pero la idea que tiene la nadadora es lograr la mínima “B” para así poder competir en dos pruebas en los Juegos Olímpicos, los 50 y 100 libre.

Otros

En cuanto a los otros dos deportistas que tienen el cupo aseguro para los JJOO de Tokio, Ángela Castro (marcha) y Gabriel Castillo (natación), desde el Comité Olímpico Boliviano (COB) se conoce que en los siguientes días se presentarán los protocolos para que ellos también tengan la autorización para entrenar.

Castro de todas maneras estuvo entrenando cuando pudo en la ruta, tal como otros atletas fondistas lo hacen en sus ciudades.
Asimismo el COB trabaja con la comisión biministerial y el viceministerio de Deportes para la aprobación de un protocolo genérico para las federaciones.

Se conoce que también se busca que el Gobierno pueda autorizar el entrenamiento de las selecciones nacionales que ya tiene compromisos internacionales como los Juegos Bolivarianos de la Juventud Sucre 2021 o buscan el boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio.

//Los Tiempos