Cochabamba: los hijos de Eulalia se niegan a aceptar que su madre murió

Los tres niños, hijos de Eulalia, en la casa de su tía. | Voces Libres

José (8), Miguel (6) y Pedrito (4), nombres ficticios, aún creen que su mamá Eulalia volverá  a vivir con ellos en la casa de su tía Miguelina y lejos de su padre, que por varios años los maltrató. Sin embargo, la realidad es otra: Eulalia Chocomani (27) falleció el primer día de este año en manos de Virgilio K. P., registrándose así el primer feminicidio en Cochabamba.

Los tres fueron testigos del cruel hecho, vieron agonizar a su madre después de ser apuñalada y sin poder auxiliarla por su corta edad. Después del velorio y del entierro, los menores se fueron a vivir con Miguelina, hermana de  Eulalia; sin embargo, el amor que les tiene no es suficiente para mantenerlos y  por eso pide ayuda porque no podrá alimentarlos porque, más sus propios hijos, en total suman seis.

“Tampoco quisiera soltar mis sobrinos porque están acostumbrados a mí, también están acostumbrados a mis hijos y sólo necesito apoyo”, dijo la tía en contacto con Red Uno.

Mercedes Cortés, representante de Voces Libres, señala que esta institución de forma temporal presta ayuda económica a la familia, y de forma continua apoyo de profesionales como psicólogos para tratar a los menores que  Quedaron traumados por la escena que les tocó vivir.

“Estamos asumiendo la responsabilidad de darle una beca a cada uno de 200 bolivianos, de manera mensual, pero necesitamos la colaboración de la sociedad y que entre tanto consigamos padrinos nosotros vamos a cubrir eso”, dijo Cortés.

Señaló que una vez que se consiga padrinos para los niños, Voces  Libres hará seguimiento, pedirá a la tutora  abrir una cuenta bancaria para que el dinero sea depositado específicamente para los menores.

Negación

Aunque pasaron cuatro días y vieron cómo la vida de su madre se desvanecía, los tres niños no aceptan la muerte de Eulalia. El día que llegaron a la casa de su tía Miguelina, los niños se alegraron porque ya no quieren volver a la habitación donde ocurrió el feminicidio; además, pien san que en ese lugar está su padre sosteniendo el cuchillo con el que asesinó a su madre.

“Lo más desgarrador ha sido cuando empezaron a alegrarse pensando que ahora su mamá va a salir delhospital; entonces, nos toca darles la noticia con el psicólogo, trabajar en ello, hacer el duelo, porque no entienden  todavía”, dijo.

Las personas que quieran ser padrinos de uno o de los tres menores pueden contactarse con la trabajadora social Betty Manuel, al 74958701. Si quieren entregar ayuda directa la tía Miguelina de los niños, se puede contactar  al 65500254.

//Los Tiempos