Huayllani: Fiscalía cita a declarar al alto mando militar, incluyendo a Kaliman

Militares durante los conflictos de Huayllani, en 2019. | Carlos López

El Ministerio Público extendió, en los últimos días, nuevas órdenes de citación a varias personas para que declaren por el caso Huayllani, entre quienes se incluye al alto mando de las Fuerzas Armadas (FFAA) y al excomandante Williams Kaliman, según se conoció de fuentes de la Fiscalía.

La declaración de Kaliman, quien también enfrenta otra denuncia por un supuesto “golpe de Estado” al gobierno de Evo Morales en 2019, es una de las más esperadas por ambas partes, ya que estuvo al frente de las FFAA durante los conflictos poselectorales, además remitió el plan de operaciones conjuntas entre la Policía y los militares.

En este plan está incluido el operativo de contención en Huayllani de una caravana de afines al MAS, quienes el 15 de noviembre de 2019 intentaron ingresar a la ciudad de Cochabamba en respaldo a Evo Morales (quien había renunciado a la Presidencia unos días antes). En este hecho 10 personas murieron.

El plan  30/2019, denominado “De operaciones conjuntas policial-militar para el restablecimiento del orden público”, esta firmado por el entonces comandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman.

El plan incluye los antecedentes de la situación y la guía estratégica, en la que se detalla como principales objetivos promover la paz social y seguridad pública, garantizar la seguridad de las personas y seguridad privada y promover el máximo respeto de los derechos humanos y garantías constitucionales.

Otro de los puntos importantes es las reglas de intervención policial mediante la persuasión, el diálogo y agotamiento de todas las medidas de disuasión necesarias para evitar una intervención.

Según los reportes, la Policía intentó disuadir a los manifestantes para que declinen su intención de ingresar al centro de Cochabamba, ya que los reportes de Inteligencia y las imágenes colectadas mostraron que los manifestantes portaban elementos letales.

Procesados

El primer funcionario militar que prestó su declaración en calidad de denunciado fue el general Alfredo Cuéllar, quien fue aprehendido e imputado por varios delitos, entre ellos asesinato. Actualmente, cuenta con detención domiciliaria sin derecho al trabajo.

El 11 de diciembre de 2020,  declaró también, como testigo, el excomandante de la Séptima División del Ejército, Genaro Ramos, en el marco de las investigaciones por las 10 personas fallecidas y el centenar de heridos en los enfrentamientos de Huayllani, Sacaba, en el marco de los conflictos poselectorales de octubre y noviembre de 2019.

Cuellar solicitó al alto mando una defensa institucional, pero el pedido que le fue denegado.

El hasta hace poco comandante en jefe de las Fuerzas Armadas (FFAA) del Estado, Jaime Alberto Zabala Saldía, rechazó el pedido de Cuéllar. “Su solicitud resulta improcedente (…) en el requerimiento de proporcionarle abogados defensores a objeto de no incurrir en la conducta señalada en el artículo 26 de la Ley de Lucha Contra la Corrupción, Marcelo Quiroga Santa Cruz”, refiere parte de la respuesta fechada el pasado 8 de diciembre.

Pericias divididas en tres partes

A un año y dos meses de haber comenzado, la Fiscalía dividió la investigación del caso Huayllani en tres partes. Esto ocasionó que varias pericias aún no hayan sido realizadas y que los civiles aprehendidos en poder de armas de fuego fueran liberados.

La principal investigación que desarrolla el Ministerio Público es para esclarecer la muerte de 10 personas. Policías y militares son los principales investigados.

El segundo caso no tiene ningún avance. Busca determinar el calibre de armamento utilizado para dañar una tanqueta blindada. El tercero es el de los aprehendidos con armas de fuego, actualmente liberados.

//Los Tiempos