Perú: Madre boliviana se encadena en Puno para que la dejen ver a sus hijos

María Lima Flores, una madre boliviana, procedente de La Asunta- La Paz, viajó hasta Perú, y decidió encadenarse en un poste de luz en la puerta de la vivienda de su expareja para que él pudiera dejarla ver y abrazar a sus dos hijos. Ella pide la ayuda de las autoridades para recuperar a sus mellizos de 10 años.

De acuerdo con el medio peruano La Repúbica.Pe, en el 2019, José Pepe Huanca Mamani, expareja de María, llegó a Bolivia y le solicitó que autorice el viaje de los menores a Juliaca, una ciudad ubicada en Puno. Ambos acordaron que la estadía de sus hijos, María y José, sería por un breve tiempo y ella podía visitarlos. Ella se quedó en Bolivia.

Lamentablemente, pasaron los meses y María Lima no podía contactarse con el padre de sus dos hijos. Temía por la integridad de sus mellizos y todo se complicó cuando ocurrió el cierre de fronteras por la propagación del coronavirus. El tiempo pasó y no tenía información sobre la ubicación de los menores y Huanca Mamani no se comunicaba.

“El año pasado tenía que traerlos. El mes de marzo yo tenía que venir (a Puno), pero por la cuarentena no pude”, argumentó la madre.

Reencuentro

Varios meses después, logró viajar y llegó a Juliaca. Solicitó apoyo a los medios locales para ubicar a su expareja y sus dos hijos. También viajó a la provincia de Huancané, lugar donde vivía Huanca Mamani. Sin embargo, pobladores de la zona le avisaron que su expareja ya no vivía allí desde hace varios años y se había trasladado a Juliaca.

Fue así cómo obtuvo números telefónicos para ubicar a Huanca Mamani. Señala que intentó comunicarse, pero que tras identificarse le colgaban el teléfono. Luego de varios días de búsqueda pudo hallar el domicilio de su expareja.

María llegó hasta dicha vivienda y tocó con insistencia, pero no le abrieron la puerta. Ante ello, tuvo que encadenarse en un poste de alumbrado público. Entre lágrimas, la madre pedía que la dejen ver a sus hijos.

Puede ser una imagen de de pie y caminando

El suegro de Huanca Mamani permitió que los menores salgan y abracen a su madre. Se vivieron momentos de dolor y amor contenido durante dos años.

“Estoy decidida a llevarme a mis hijos. Yo pido ayuda a la Defensoría del Pueblo, al Ministerio de la Mujer y a la Embajada de Bolivia. Soy madre y he sufrido con mis hijos”, indicó entre sollozos.

María Lima solicitó el apoyo de las autoridades. Ella sustentó que su expareja la abandonó cuando sus hijos eran pequeños y luego reapareció para alejarlos de ella. Alega que como madre tiene derecho a conocer la ubicación de los menores y estar cerca de ellos.

 

//Los Tiempos