Ascarrunz murió a golpes y fue enterrado en una pista de baile

Referencia

La casa de citas en la vivienda número 45 de la calle Capitán Ravelo aún se encontraba en funcionamiento cuando la noche del miércoles fue intervenida por personal de la Fiscalía y policías que habían recibido información de que allí podría encontrarse Fernando Ascarrunz Landa (de 52 años), el licenciado en ciencias políticas y relaciones internacionales que desapareció hace dos meses, luego de salir de una reunión familiar en la zona Sur de La Paz.

La requisa removió todo en el local, cuya deteriorada fachada se encuentra entre edificaciones donde funcionan otros cinco negocios de este tipo. Ya casi al comenzar el nuevo día llamó la atención de los policías una tarima de cemento de 40 centímetros de alto que servía como pista para bailes en el tubo. Había sido construida hace poco tiempo.

Decidieron excavar con la ayuda de personal de Bomberos y confirmaron sus sospechas. Encontraron el cuerpo de Ascarrunz en posición fetal, ya bastante deteriorado por el paso del tiempo. Según la fiscal Dubravka Jordán, cuando se realizó el levantamiento legal del cadáver sufrió un desprendimiento de cuero cabelludo.

Dijo que “se estima que la data de muerte es de aproximadamente 60 días”, prácticamente el mismo tiempo desde que Ascarrunz desapareció: el 20 de diciembre de 2020.

La identidad tuvo que ser confirmada por los familiares, quienes reconocieron, entre otras cosas, el tatuaje con un ojo egipcio que llevaba marcado en el muslo derecho.

Los policías detectaron además signos de violencia en el cuerpo. “Se ha podido determinar que, al examen externo, el cadáver presentaba lesiones a la altura de la cabeza, principalmente en la región temporal parietal izquierda (cerca a la oreja) y también a la altura del cuello”, informó en una conferencia de prensa el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Alberto Aguilar.

Durante el operativo había sido más preciso al señalar que las lesiones en la cabeza fueron “producidas por algún objeto contundente, que podría ser una picota”. La fiscal López señaló que “la posible causa de la muerte es por traumatismo cráneo encefálico”.

La Policía aún investiga para establecer el motivo del asesinato, aunque el director de la Felcc  dijo que “posiblemente se haya suscitado una riña al interior del local, hecho que habría ocasionado que golpeen a la víctima”.

Los  sospechosos

Wálter M. Q, identificado por Aguilar como presunto propietario y administrador del local, además de Danny M. L, personal de seguridad, fueron detenidos por la Policía por sospecha de haber participado en el crimen y ayer ambos fueron presentados ante los medios de comunicación. Además de ellos, la Policía se encuentra tras la pista de un tercer involucrado, que sería el autor material del crimen y que es conocido como  El Panda.

Antes de ser trasladado a celdas policiales, Wálter M.Q. declaró a los medios de comunicación y aseguró que él solo trabaja como taxista y que ayer se enteró de lo que había ocurrido. “Yo soy taxista, me conocen (…) puede ser El Panda, porque él es el dueño del local. Yo como taxista estaba por ahí”, afirmó.

Resultado de imagen de Fernando Ascarrunz Landa

Ascarrunz fue visto por última vez el domingo 20 de diciembre de 2020 en inmediaciones de la zona conocida como la garganta de Bolognia, en las intersecciones del ingreso a ese barrio, San Alberto y Bella Vista. Entonces vestía una chamarra azul, un pantalón oscuro, una polera ploma y zapatos deportivos  blancos.

La madrugada de este jueves, cuando su cuerpo fue desenterrado en el local de la calle Capitán Ravelo, en el centro de La Paz, vestía la polera y los pantalones. No se encontró en sus bolsillos ninguna otra pertenencia ni documentos de identidad.

Sus familiares habían desplegado una intensa campaña de búsqueda para dar con su paradero. El 8 de este mes, mediante un mensaje que difundieron en la Plataforma de denuncia y lucha contra la trata y tráfico de personas en Bolivia, ofrecieron una recompensa a quienes den datos sobre su paradero .

Este jueves, su exesposa y candidata a la Gobernación de La Paz por Unidad Nacional (UN), Claudia Bravo, pidió en un mensaje en redes sociales que se esclarezcan las circunstancias en que Ascarrunz falleció.

“Lamento mucho el fallecimiento de mi exesposo Fernando Ascarrunz en circunstancias aterradoras que deben esclarecerse. Pido a la justicia actuar con premura y a Dios que le conceda descanso eterno. Mis condolencias a su familia en éste doloroso momento, no existen palabras. Descansa en paz al lado de Dios, Nano, mucha luz en tu camino”, escribió.

La fosa donde encontraron los restos. Foto @Erbol

Aguilar anunció que las investigaciones continúan para dar con el paradero de hombre identificado como El Panda y de otras personas  que pudieran estar comprometidas con este delito. “Se están realizando las operaciones para poder ubicar a los otros presuntos autores”, dijo.

Anunció además que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) iniciará una investigación por separado, ya que en el lugar donde fue enterrado el cuerpo de Ascarrunz se encontraron sustancias controladas.

Respecto a los móviles del crimen, la fiscal López dijo que “se encuentran en investigación” y que  se espera recibir varias declaraciones informativas. La Policía presume que hubo alguna  pelea dentro del local.

//Pagina Siete