“Gracias por toda la ayuda”: el hombre que dormía frente a un hospital encontró cobijo

Estoy muy agradecido con todos por la ayuda que me dieron anoche”, con esas palabras Germán Parra se dirigía a las personas que se preocuparon por él anoche y a quienes de alguna manera le brindaron ayuda.

El hombre contó que no tiene hijos ni hermanos y hace muchos años su novia falleció y desde entonces nunca más se enamoró.

​Por la tarde una mujer llegó hasta el Centro del Adulto Mayor, donde había sido trasladado.

“Él vendía gelatina. Una vez le robaron la canasta y lo dejaron sin nada”, contó Juanita Padilla, la mujer que ofreció cobijo al hombre de 74 años.

Juanita contó que durante muchos años ayudó a Germán; sin embargo, el hombre salía de su casa para vender sus galletas. En un momento él tenía la impresión que era una carga para esta familia que le ofrecía lo poco que tenía.

La humildad y fortaleza de esta mujer se pudo apreciar en sus palabras. Contó que tiene que cuidar a su hijo pues tiene capacidades diferentes y también está a cargo de su esposo que ya es de la tercera edad. “Soy yo no más que mantengo mi casa”, explicó.

La casa de Juanita no es grande; sin embargo, tiene las puertas abiertas para colaborar a Germán. “Necesita un colchón, aunque no tengo mucho espacio”, explicó.

En el Centro del Adulto Mayor explicaron que le hicieron pruebas médicas a Germán por si tenía Covid-19.

“Se hizo todos los exámenes. Esta sano, no tiene Covid-19, no es una persona alcohólica, drogodependiente o en situación de calle. Está ubicado en tiempo y espacio”, manifestó en el adulto mayor.

Explicaron que luego de conversar con Germán, contó que tenía algunos familiares en La Paz; sin embargo, luego de buscarlos no encontraron a personas cercanas.

Este hombre de 74 años que ha recibido los golpes de la vida tiene muchas ganas de vivir.  Quienes desean brindarle ayuda pueden llamar a la familia que lo cobija llamando al teléfono fijo 397-2057.

//Unitel