Oposición califica de «insulto» a la población el presupuesto de Presidencia para catering

Legisladores de la oposición calificaron de “insulto” a la población que el Ministerio de la Presidencia presupueste Bs 799.289 para la alimentación del presidente Luis Arce y otro funcionarios de la Casa Grande del Pueblo. Coincidieron que es inadmisible que el Gobierno pretenda realizar ese gasto, cuando hay personas que no tienen comida.

El 30 de junio, Presidencia publicó en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes) una convocatoria de licitación para que una empresa se haga cargo del servicio de distribución de alimentos de tres pisos del nuevo Palacio de Gobierno. El monto señalado es para que brinden el servicio hasta el 31 de diciembre de este año o hasta que el presupuesto se termine.

“Se requiere la contratación de un proveedor, que realice la entrega de alimentos frescos y secos con todas las características requeridas y detallas en las especificaciones técnicas para las cocinas y cafeterías (cocina privada piso 10 atención, a su Excelencia), (cocina personal piso 9, atención a seguridad de Casa Grande del Pueblo y escolta presidencial), (cafetería piso 22 de atención a su Excelencia), (cafetería piso 21 atención a ministra de la Presidencia) y (garzones piso 9 atención a seguridad de Casa Grande del Pueblo y escolta presidencial)”, detalla el documento.

El diputado del Comunidad Ciudadana (CC), Jairo Guiteras, dijo que esto es una muestra de que el Movimiento Al Socialismo (MAS) solo se encarga de disfrutar de los “placeres del poder”. Además que el hecho se constituye en un despilfarro de recursos del Estado cuando la población tiene necesidades.

“Es una muestra de despilfarro de recursos y, sobre todo, un insulto a los bolivianos que día a día luchan por conseguir los recursos económicos para llevar el pan de cada día a sus casas. (…) Se llenan la boca hablando de austeridad y de las necesidades del pueblo, y aquí, quienes llenan sus bolsillos y necesidades, son los entornos más vinculados al poder”, afirmó.

Por su parte, el senador de Creemos, Erik Morón, señaló que Arce y su entorno viven una realidad completamente diferente al resto de la población. Explicó que mientras la población tiene carencias por falta de empleos y la crisis económica, el Ejecutivo usa recursos públicos para darse lujos.

“Hoy en día muchas familias bolivianas no tiene el pan en la mesa, muchos departamentos han iniciado campañas para repartir víveres a la población. Pero en el Palacio se ve que se pretende dar un bufet de lujo con manjares, para personas selectas, cuando la realidad del pueblo es diferente”, indicó.

Tanto Guiteras como Morón anunciaron que como oposición iniciaron la fiscalización del tema. Además tratarán de evitar que este gasto “tan cuantioso”, para el alimento de Arce y algunos funcionarios, se pueda ejecutar.

//Pagina Siete

 

Comparte esta noticia en: