Por miedo a los «hombres lobo», reclusos de Uncía se oponen a ser vacunados

Los internos Centro Penitenciario San Miguel en Uncía  se resisten a ser vacunados por temor a transformarse en “hombres lobo”, dijo hoy el director de Régimen Penitenciario del departamento de Potosí, Daniel Taboada. De los 120 reclusos, solo 27 aceptaron ser inmunizados contra la Covid-19.

“La desinformación sobre la vacuna continúa circulando en la región norte del departamento de Potosí. Los internos del penal de San Miguel evitan ser vacunados por temor a la leyenda del hombre lobo”.

“La verdad, son muy cerrados con la mala información allá, incluso estaban hablando de un hombre lobo y creo que lo han tomado muy a pecho esa situación”, añadió en declaraciones a Fides Potosí.

El 28 de marzo de este año Defensoría del Pueblo hizo una verificación en el Centro Penitenciario San Miguel en Uncía y encontró hacinamiento, improvisación de celdas deterioro de colchones, malas condiciones en el sistema eléctrico, ausencias de espacios para terapia ocupacional y abandono de personas adultas mayores que se encuentran privadas de libertad, entre otros, reportó entonces el diario el Potosí.

Este reclusorio alberga sobre todo a personas del área rural.

Taboada hizo este miércoles un repaso al porcentaje de inmunización de los internos en los cuatro centros carcelarios de ese departamento.

En el de Cantumarca no se registraron nuevos contagios y que hay un silencio epidemiológico. Desde que comenzó la pandemia, un interno murió a consecuencia de este mal en un centro covid.

De los 430 varones recluidos en este penal de máxima seguridad, 180 ya se hicieron vacunar y de las mujeres, 29 de las 32 privadas de libertad.

“En la parte administrativa todos, en la de seguridad también, pero se están haciendo nuevas listas para que en el momento que lleguen las vacunas se llegue a un 100%”, dijo.

En el recinto penitenciario de Tupiza, “estamos con un 100% de vacunación, son 59 internos y más bien 28 están recibiendo la segunda dosis”, agregó. En Uyuni, 70 de los 92 reclusos ya se hizo inmunizar.

Por ahora, el único problema, según Taboada, son los internos de Uncía,  y para desterrar sus temores personal del centro de salud accedió a darles charlas informativas y a exponerles los peligros reales a los que se enfrentan si no aceptan inmunizarse.

//Pagina Siete

Comparte esta noticia en: