Violadores, narcos y parricidas con detenciones domiciliarias en Tarija

Hace una semana se registraron varias aprehensiones de delincuentes en diferentes mercados y centros de abasto de la ciudad, donde el reclamo era general, pedían justicia y cárcel para los antisociales. Sin embargo, al tratarse de un hurto, catalogado como “delito menor”, los malvivientes no llegaron al penal.

El malestar contra fiscales y jueces era tal que los comerciantes hicieron amagues de aplicar la justicia por sus manos, para dar un ejemplo a los delincuentes y bajar así la ola de robos, dado que no se aplicaba sanciones drásticas por parte del sistema judicial.

Sin embargo, el reclamo ante los administradores de justicia va más allá, toda vez que se conoció en las últimas horas que solo en la ciudad de Tarija hay al menos 40 casos en los que figuran delitos como violación, violación a niña, niño adolescente, tentativa de feminicidio, narcotráfico y hasta parricidio, en los que los implicados gozan de detención domiciliaria.

Así lo confirmó el comandante departamental de la Policía, coronel Sadid Ávila, quien informó que debido a estas órdenes judiciales, el Comando Departamental de la Policía debe destinar a más de 120 efectivos verde olivo para custodiar estas detenciones domiciliarias.

“Aparte de eso, hay jueces que disponen que hayan dos policías escoltando a una sola persona, lo que significa que tendríamos que tener a 6 policías por día para escoltar a un solo sujeto en su domicilio”, añadió.

Ávila, dijo que esta situación pone en conflicto a la institución verde olivo, toda vez que debido a estas detenciones domiciliarias, se ven reducidos en su personal para hacer los controles en las calles.

Pero a esto, el jefe policial observó que los delincuentes que se benefician con la detención domiciliaria son acusados de delitos graves o mayores, como ser violaciones, violaciones a menores de edad, corrupción agravada de menores, narcotráfico, tentativa de feminicidio y hasta un sentenciado a 30 años de cárcel por parricidio.

“Muchos de ellos están en su domicilio donde han cometido el delito y nuestros policías tienen que estar ahí. Otros, están en domicilios donde están otras personas que han estado en la cárcel y es un peligro para los policías”, dijo al momento de hacer conocer los reclamos que los mismos policías les hicieron llegar debido a esta situación.

“Imagínese, un delito de violación son 20 años de cárcel, un feminicidio, un parricidio son delitos de 30 años y están con detención domiciliaria. Obvio que existe el riesgo de fuga por la misma sentencia”, añadió.

El Código de Procedimiento Penal establece que para que proceda a una medida sustitutiva a la detención preventiva uno de los requisitos es que la pena privativa de libertad sea inferior a 3 años, situación que en esos casos que menciona el jefe policial no cumple ninguno, pues son penas incluso mayores a los 20 años.

La Ley 1163 de abreviación procesal establece que las detenciones preventivas deben cumplirse entre los 3 a 6 meses, tiempo en el cual ya se debe emitir una acusación formal y tras aquello ir a juicio; sin embargo y de acuerdo al detalle de la Policía, hay custodios que se encuentran desarrollando esa función por más de un año, aspecto que llama mucho la atención del Comandante de la Policía.

Al respecto, en una breve intervención, el representante del Consejo de la Magistratura, Fabián Gareca, manifestó que la decisión de detención domiciliaria responde a una independencia jurisdiccional y que por lo tanto el Consejo no puede intervenir hasta que haya una denuncia por alguna de las partes. Aun así, dijo que el juez puede argumentar esa independencia.

//EL Pais

 

Comparte esta noticia en: