Violento y conductor ebrio ‘prontuario’ del policía acusado de feminicidio

Alejandra Huanca tenía solo 22 años. Era madre de una pequeña de dos años y estaba reuniendo dinero para abandonar la casa en donde era víctima constante de agresiones por parte de Wilfredo C.S., quien era su pareja.

La joven le confesó a su hermana Elizabeth que ya no soportaba los ataques de ira que tenía su concubino a quien calificó de posesivo por lo que alistaba su salida.

La víctima era emprendedora, destacó su hermana, ella trabajaba en la zona del mercado La Ramada en la capital cruceña. “Le estaba demostrando que podía salir adelante sola“, señala Elizabeth.

Elizabeth contó que en noviembre de 2019 sentó una denuncia ante la Policía en contra de su excuñado.

Él era callado, aparentaba tranquilidad. Cuando nació la bebé la trataba mal a mi hermana. Incluso una vez tuve agresión de parte de él, cuando agredió a mi hermana yo me metí a defenderla y allí me agredió”, dijo.

“Lo denuncié en noviembre de 2019, me dieron tres días de impedimento”, dijo entre lágrimas la joven tía que ahora está a cargo de la hija de la pareja.

“Yo le dije a él (Wilfredo) que no quería que me hable cuando intentó pedirme disculpas; de ahí, se alejó mi hermana y a los pocos meses otra vez apareció llorando en mi cuarto diciéndome que había sufrido agresión (…) ¿Por qué aguantas?, le pregunté y me dijo “por mi hija, que está pequeña“.

Elizabeth dijo que pudo ver el cuerpo de su hermana y ella se encontraba con evidentes signos de violencia, con el rostro golpeado, moretones en los brazos y tenía una afectación en la mandíbula.

Hace poco más de un año, en junio de 2020, el policía que está siendo procesado por el delito de feminicidio de Alejandra Huanca sumaba un dato a su ‘prontuario’.

Comenzó a circular en las redes sociales un video en el que se lo observa en la parte trasera de una patrulla policial, con los ojos desorbitados, vistiendo el uniforme verde olivo y despeinado, además con dificultades para expresarse con claridad.

Mirame a mi cara, tampoco puedo golpear….”, le dice en el video a la persona que lo filmaba por una de las ventanas de la patrulla y que le preguntó si estaba ebrio. Luego dice que estando de uniforme no podía ‘golpear’ y se agacha evitando así dar más explicaciones, mientras alrededor del vehículo policial una turba de personas gritaban que no podía ser que un miembro de la Policía conduzca bajo influencia alcohólica y se vea implicado en un hecho de tránsito.

Imagen del policía cuando fue protagonista de un hecho de tránsito en 2020

Extraoficialmente se conoce que el feminicida de Lucy Alejandra Huanca usó una escoba para ocasionarle hematomas en diferentes partes de su cuerpo y rostro, versión que fue respaldada por el certificado forense. La fiscal Alejandra Ávalos, informó que el informe señala que la víctima sufrió asfixia mecánica, fractura de la nariz, huesos faciales, parte del tórax, miembros inferiores.

Ebrio, denunciado por violencia y ahora procesado por el feminicidio de su concubina, son el historial que tiene Wilfredo Ch. S., un agente que seguía cumpliendo la función para la que la Policía fue creada, dar seguridad a la población. Aunque la actitud del uniformado, alejada de este principio de la verde olivo, tampoco fue observado por sus superiores que lo dejaron seguir sirviendo a la sociedad con antecedentes negativos en su contra.

//Unitel

Comparte esta noticia en: