Después de 21 días, el Gobierno desconoce demandas e indígenas quieren negociar en Santa Cruz

La marcha indígena que se dirige desde Trinidad (Beni) hasta Santa Cruz de la Sierra (Santa Cruz) demanda el respeto a su territorio ante los avasallamientos entre otras demandas; sin embargo, el Gobierno insiste en que aún no se enteró del pliego petitorio de los movilizados.

No obstante se apresuró para tildar de “política” la caminata de los indígenas de tierras bajas en sintonía con el MAS que descalificó la protesta al extremo de vincularla con Luis Fernando Camacho.

El vocero de la columna de marchistas, que hoy avanza a la comunidad Coronación, Abdón Justiniano, explicó que las demandas de la marcha fueron expresadas públicamente al inicio de la caminata en Trinidad y durante los 21 días que lleva la marcha por lo que no se puede decir que el Gobierno no conoce las demandas.

El viceministro de Autonomías, Álvaro Ruiz, demandó un “pliego petitorio” por lo que el documento, según Justiniano, se hará llegar ese documento de manera formal a las autoridades.

“Los temas los tenemos, pero se ha optado por no darlos a conocer porque el Gobierno va a revisarlos y decir si son viables o no, por eso se ha optado por convocar (en Santa Cruz) a toda la estructura del Estado y ahí poder entregarles el pliego petitorio”, declaró el dirigente indígena.

El objetivo es que las autoridades del Gobierno central, presidentes de las cámaras legislativas y del Poder Judicial acudan a una reunión con los indígenas en la ciudad de Santa Cruz una vez que la marcha llegue a su destino.

El domingo, el viceministro Ruíz consideró que “es una marcha con un apoyo y tinte político” porque los marchistas pretenden negociar en la ciudad de Santa Cruz.

Los indígenas marchistas demandan que el Estado cumpla con las leyes de protección de los territorios indígenas y sus formas de vida ante el avasallamiento de sus tierras por parte de sectores como los “interculturales” al amparo del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA).

El exministro de Gobierno, Hugo Moldiz, expresó que los indígenas marchistas tienen una “agenda oculta” que busca generar un “frente de oposición” al gobierno de Luis Arce Catacora. “Esta marcha defiende los grandes intereses de los latifundistas en el oriente boliviano” concluyó en una entrevista con el canal estatal Bolivia TV.

//Brújula Digital

Comparte esta noticia en: