La coca producida en los Yungas representa un movimiento económico de más de $us 200 millones por año

La hoja de coca producida en los Yungas (La Paz) representa un movimiento económico de más de 200 millones de dólares al año, de acuerdo a estimaciones del monitoreo de cultivos elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por su sigla en inglés) correspondiente a 2020.

Hoy se cumplen ocho días de duros enfrentamientos por el control del mercado de la Asociación Departamental de Productores de la Hoja de Coca (Adepcoca), que se encuentra bajo resguardo policial.

En el país existen dos espacios reconocidos por ley para el comercio de la hoja verde; uno ubicado en Sacaba (Cochabamba) y otro en Villa Fátima (La Paz). En el primero circula un 10 por ciento del total de producción debidamente autorizada, y al segundo llega un 90 por ciento, aunque ese dato ya no fue contemplado en el último informe del organismo internacional.

Al espacio de Adepcoca no solo llega la producción de los Yungas, sino también la del norte de La Paz, haciendo un estimado superior de 24.522 toneladas métricas en 2020, con un valor de 244 millones de dólares, teniendo como base un promedio de 10 dólares por kilogramo de coca.

“Se observó que en diciembre el kilogramo de hoja de coca llegó a costar 11,4 dólares (79 bolivianos) en el mercado de Adepcoca, siendo este el precio más alto”, indica el reporte que fue presentado en agosto.

Sin embargo, al valor de la producción se le debe sumar los cobros que se realizan para el transporte, que comienzan con el pago de entre dos y cinco bolivianos por cada taque (bolsa de 50 libras) al dirigente comunal, que es representante del mercado de coca.

Luego se eroga otro monto por almacenamiento en los galpones de cada central, que varía entre 30 bolivianos, en el caso de minoristas, y 20 bolivianos los detallistas; y después unos 50 bolivianos para sacar las bolsas de Adepcoca para su traslado a otros departamentos.

Finalmente, la existencia del mercado de coca en Villa Fátima también genera otro movimiento económico por las autorizaciones para los sindicatos de taxis y camiones, que trasladan la coca al interior del país y los negocios de comida.

En su momento, la dirigente afín al MAS, Elena Flores, afirmó que solo entre cobros realizados, la dirigencia de Adepcoca genera mensualmente un millón de bolivianos en ingresos, siendo reiterativas las exigencias de un informe económico de los socios, que ahora protestan para recuperar su sede.

//El Deber

Comparte esta noticia en: