Pedro, el cocalero que se salvó «de milagro» de una explosión

Pedro Villca observa los daños causados en su vehículo. Foto: Carlos Sánchez /Página Siete.

“Estaba echado en el auto cuando sentí  el golpe que me ha sacudido adentro. Pensé que había llegado mi hora”, dice Pedro Villca. El productor de la hoja de coca de los Yungas salvó su vida de milagro cuando un artefacto explosivo estalló debajo de su motorizado, provocando serios destrozos en la calle Arapata, zona de Villa Fátima, cerca de Adepcoca.

Pedro también se dedica a la siembra de frutas junto a su esposa. Tiene un vehículo tipo minivan de color blanco, que conduce para el traslado de sus productos  desde los Yungas hacia la ciudad de La Paz.

La noche del pasado miércoles,  Pedro  había decidido descansar por unos 15 minutos en el asiento trasero de su vehículo. La minivan estaba parqueada a pocos pasos del mercado de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), en la calle Arapata, de la zona Villa Fátima.

Pero el cansancio lo venció y se quedó dormido más de una hora. Pedro era consciente que pronto debía partir hacia la comunidad Mururata, cerca de Coroico, donde le esperaban su esposa y sus tres hijos.

Esa noche un vehículo sospechoso circulaba por la calle Arapata y  había dado unas dos vueltas por el lugar. Algunos vecinos sospechan que las personas que iban en ese motorizado estudiaban la zona para cometer algún acto irregular.

Sus temores se confirmaron  a las dos de la mañana del jueves cuando -según algunos testigos- una especie de esfera fue lanzada a la calle desde un auto. El objeto  rodó hasta toparse con una de las llantas traseras del vehículo donde Pedro Villca se encontraba durmiendo.

Siguió una fuerte explosión que rompió el silencio de la noche y se escuchó en toda la zona. El impacto fue tal que rompió los vidrios de las ventanas de varios inmuebles y  ocasionó serios destrozos en el motorizado.

“Vivo a ladito del mercado de Adepcoca. La explosión  fue a las 2:05 de la mañana. Los testigos decían que  de un (vehículo Toyota) Ipsum  han soltado la bomba. Ha  rodado hasta toparse con la llanta de un auto particular que estaba parqueado a las afueras del edificio. La rueda detuvo a ese explosivo y estalló debajo del auto”, contó a Página Siete Digital Micaela Paredes Castro, una vecina de la calle Arapata.

La detonación sacudió  violentamente a Pedro, que estaba dormido, pero las puertas de su vehículo lo contuvieron. Siguieron para él segundos de confusión y de terror.

Un vehículo afectado por la explosión. ERBOL

“Pensé todo, que no iba a contar con mi vida”, dijo el cocalero. “El golpe me ha sacudido adentro, yo estaba echado, sentí el sacudón  nomás”, detalló entre lágrimas y sin poder creer todavía lo que le había pasado.

Villca contó que no podía salir del motorizado porque la detonación había asegurado las puertas. También le había afectado el sentido del oído, ya que no podía escuchar nada en ese momento, solo veía humo por la ventana.

Los vecinos salieron a auxiliarlo. Algunos llevaban recipientes de agua, pensando que el motorizado iba a incendiarse. Sacaron a Pedro del auto. Después,  personal de  Bomberos llegó a la zona para controlar la situación.

Villca contó que no pudo ver a nadie sospechoso luego de la detonación. Había mucho humo y la explosión lo dejó en shock. Sentía dolor en varias partes de su cuerpo: el estómago,  la nuca, el oído y tenía cortaduras en las manos.

Una vez que salió del auto y reaccionó de shock,  llamó a sus familiares. Con la voz entrecortada les contó lo sucedido, les dijo que estaba mal.

Cuando recibió la llamada, la hermana del cocalero  estaba durmiendo. Contó que con susto  se vistió como pudo para viajar a  la ciudad de La Paz.

Después del arrebato inicial,  el cocalero   confirmó con pena  que el vehículo en el que traslada sus productos tenía daños considerables: la parte de atrás quedó totalmente abollada y con una llanta destrozada.

El afectado cree que el explosivo fue lanzado hacia los predios de Adepcoca, donde un grupo de cocaleros realizaba una vigilia. Sin embargo,  la llanta de su vehículo impidió que siga su recorrido y por eso estalló ahí.

Villca explicó que no es dirigente ni tiene ningún  cargo en Adepcoca. “Soy un productor de las bases que he traído  coca y fruta para vender en la ciudad”.

Detalló que los daños en su vehículo son muchos y pide ayuda para  la reparación.

Los familiares del cocalero exigieron que se halle a  los responsables de la explosión para que  paguen los gastos ocasionados al  vehículo. “Es un medio necesario para el trabajo”.

Los productores de la hoja de coca sospechan que gente del dirigente Arnold Alanes, afín al MAS, está detrás de la detonación. Piden  a la Policía que investigue y esclarezca  esta situación que pudo ser una tragedia.

Los vecinos también lamentaron lo sucedido porque las ventanas de varios edificios del lugar quedaron rotas. Algunos de ellos creyeron que el conflicto de los cocaleros se había reactivado y rápidamente procedieron a cubrir sus ventanas.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, acudió ayer al lugar del hecho para expresar su apoyo a los afectados. Exigió una investigación pronta de la Policía.

“Bendito sea el Señor, (Pedro) está vivo, bajo su movilidad reventó la dinamita y lo levantó unos cinco metros. El hombre está vivo, desesperado, asustado, no sabe lo que le ha pasado”, informó  el burgomaestre .

Arias consideró que esta acción ya no responde a una protesta social, sino que  es consecuencia del  uso desmedido de explosivos que  está llevando a que la urbe paceña  se convierta en “un campo de guerra”. Hasta el lunes,   cocaleros y policías se enfrentaron  en  Villa Fátima.

Pedro sigue con dolores y debe afrontar los daños a su auto, pero agradece estar vivo “de milagro”

Investigan el caso
  • Policía El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Alberto Aguilar, informó que una comisión investiga  la explosión registrada cerca al mercado de     Adepcoca.
  • Hechos  Dijo que se  inició la investigación “a objeto de poder dar con la identificación del vehículo que presumiblemente habría lanzado el objeto explosivo, habría arrojado una especie de lata de leche, la cual habría rodado y posteriormente habría explotado”.

//Pagina Siete

Comparte esta noticia en: