Un año después de que prometió gobernar “sin odio”, Arce denuncia un complot en su contra

Luis Arce. Crédito: JORGE BERNAL/AFP via Getty Images

Hace un año Luis Arce Catacora y David Choquehuanca celebraban la victoria del MAS con los militantes del partido en la casa de campaña de Sopocachi, hubo lágrimas y júbilo. El 55% del electorado dio su respaldo al binomio azul después de un año de gobierno de transición.

Esta noche, el Jefe de Estado y el Vicepresidente aparecieron en Casa Grande del Pueblo flanqueados por al menos una veintena de dirigentes del llamado «Pacto de Unidad» que le dieron su respaldo y se declararon en «estado de emergencia» ante supuestos intentos desestabilizadores.

«Vamos a gobernar para todos los bolivianos, vamos a construir un gobierno de unidad nacional, vamos a construir la unidad de nuestro país« prometió un sereno Arce en 2020.

«Vamos a trabajar y vamos a reconducir el proceso de cambio sin odio, aprendiendo y superando nuestros errores como Movimiento Al Socialismo» dijo flanqueado por dirigente de sectores sociales, el abogado de Evo Morales, Wilfredo Chávez, y la exministra de Comunicación, Marianela Paco.

Esta noche, en su palacio, calificó como un «día histórico» la jornada en la que obtuvo un 55% de apoyo y agradeció el respaldo.

«El compromiso de nuestro gobierno nacional de seguir avanzando en la reconstrucción de la economía nacional para que de una vez por todas no exista desempleo en el país» matizó.

«Las organizaciones acá presentes han ratificado su completo apoyo y que están en completo desacuerdo con que se utilice siquiera el nombre de alguna de nuestras organizaciones para otro tipo de actividades desestabilizadoras» afirmó en relación a las protestas que se ciernen en su contra por las normas que impulsó para reprimir las ganancias ilícitas y otras políticas.

«Aquí está el pueblo unido en Casa Grande , aquí estamos los bolivianos quienes estuvimos el año pasado enfrentando un gobierno golpista y hoy en democracia estamos construyendo nuestra Bolivia» cerró su discurso.

En 11 meses, Arce alentó el discurso de confrontación con sus opositores, encarceló a su antecesora Jeanine Añez por el supuesto «golpe de Estado» en contra de Evo Morales, el líder de su partido, inició procesos contra figuras de la oposición y actualmente afronta las semanas más complicadas marcadas por derrotas que, para analistas políticos, dan señales de que su liderazgo se está debilitando.

Perdió el control de Adepcoca, el mercado de coca en La Paz, suspendió la declaración de Luis Fernando Camacho por el «golpe de Estado» y archivó una ley para luchar contra las ganancias ilícitas ante las advertencias de sectores sociales, y ese conflicto aún está activo.

Gremiales, choferes y otros sectores ahora le piden abrogar una ley de estrategia que va en la misma línea del proyecto que archivó la pasada semana y advierten con un paro de 72 horas desde el jueves.

En un intento por cambiar la agenda informativa, esta mañana el ministro Eduardo Del Castillo denunció que Arce habría sido víctima de un intento de magnicidio hace un año exactamente y que el peligro continúa.

El sábado, la Policía también presentó explosivos supuestamente hallados en el hospital de Adepcoca de la zona Villa El Carmen y que pertenecerían a la Fuerza Revolucionaria de los Yungas.

//Brújula Digital

Comparte esta noticia en: