Tras dos años de dimitir, Evo no logra que cale retórica del golpe

Tras dos años de que Evo Morales dimitiera a la Presidencia, la retórica de golpe no logra incidir en la mayoría ni se afianza en el ámbito legal. El exmandatario, pese a ello, insiste en aquello y en Argentina llegó a declarar que nadie le pidió disculpas por el supuesto golpe.

Morales renunció el 10 de noviembre de 2019, el mismo día en que la Organización de Estados Americanos (OEA) difundió el informe  preliminar  de la auditoría que realizó a invitación del entonces gobierno.

Un día después de dimitir, Morales salió de Bolivia en un avión de México, país en el que estuvo durante un  mes. Luego viajó a Argentina, donde residió  hasta que en octubre de 2020 Luis Arce ganó las elecciones generales.

Arce asumió la Presidencia el 8 de noviembre de 2020 y Morales retornó a Bolivia el 9. Es en esa fecha que se registra el primer intento de la cúpula del MAS por negar el fraude electoral detectado por la OEA (hasta la fecha se registran 10 intentos).

El 9 de noviembre de 2020, Morales pisó territorio nacional luego de un año de exilio. En aquella oportunidad, sostuvo que el 55% que votó por Arce  expresó que no hubo fraude.  “La mejor prueba: el 55% del MAS”, aseguró.

El intento más reciente de negar el fraude data del 22 de octubre, cuando la representación de Bolivia ante la OEA realizó un conversatorio al respecto en la sede de ese organismo en Washington (Estados Unidos).

No obstante, pese a esos intentos, los resultados que arrojó la encuesta de septiembre de Cultura Interactiva para Página Siete dan cuenta de que el 65,2% considera que la salida de Morales de la presidencia en 2019 se debió a su renuncia y no a un “golpe”.

En el ámbito legal, a casi un año del proceso interpuesto por el caso,   no hay sentencia y ni siquiera la supuesta víctima (Morales) fue convocada a declarar.

Roberto de la Cruz, jurista aymara y exejecutivo de la COR El Alto, indicó que la retórica de golpe no convence porque Morales perdió credibilidad desde el referendo del 21 de febrero de 2016, cuando la mayoría dijo “No” a la reelección.

“La teoría del golpe no convence a la gente y no va a convencer nunca, porque Evo Morales ha perdido toda credibilidad a partir del desconocimiento del referéndum. (…) Para el mundo andino, la propia Constitución dice no mentir, Evo Morales no sólo mintió, sino que engañó al pueblo boliviano”, dijo.

El jurista y analista político Paul Coca sostuvo que las elecciones de 2019 son nulas porque Morales fue habilitado en contra de lo que dispone la Constitución y el referendo vinculante de 2016.

“Una vez estando los resultados de ese referéndum ahí, se vio cómo todos los órganos del Estado y el TCP hicieron todo para que Evo Morales sea candidato en 2019 y esa candidatura, por ende, ya estaba viciada de nulidad y viciaba de nulidad a todo el proceso electoral. Entonces, desde ahí fue el verdadero fraude electoral”, aseveró.

La teoría del golpe no convence a la gente y no va a convencer nunca, porque Evo Morales ha perdido toda credibilidad

Roberto de la Cruz, jurista

La sociedad sabe que los problemas políticos que Bolivia tiene son porque Evo Morales insistió en ser candidato

Paul Coca, analista político

//Pagina Siete

Comparte esta noticia en: