Baterista de Chila Jatun es imputado por violencia

El caso data desde el 2016, cuando la víctima una joven bailarina fue agredida por primera vez, sufriendo violencia física por parte de su entonces pareja. El denunciado fue identificado como Branly Y.E. de 26 años de edad.

Según el testimonio de la víctima, la primera vez que fue agredida se vio orillada a saltar desde un vehículo en movimiento para salvar su vida, pues el músico la amenazó con matarla.

En esa ocasión la agresión fue provocada por los reclamos del denunciado, quien le reclamó por el vestuario que usaba y comenzó a golpearla e insultarla.

La víctima de 26 años acudió hasta la Oficina de Apoyo a la Familia en busca de ayuda debido a que, según ella, el agresor tiene influencia en la justicia, además de recursos económicos.

“Tiene influencia en la Fiscalía y está claro eso, porque más de un año y no se fije una fecha de audiencia, haciendo peregrinar a la joven por justicia, además que tiene dinero para huir del país”, dijo la abogada Andrea García. Pese a que están separados desde hace más de dos años, el sujeto continúa hostigando y agrediendo a la víctima sin importar la afectación del niño de ambos.

“Los mensajes que le envía son realmente humillantes, le dice que le volverá estrella porno, entre otras cosas que la denigra como mujer, madre y persona”, argumentó García. Andrea señaló que esta persona fue denunciada dos veces: la primera se realizó en 2016 y, la segunda, hace dos años, cuando decidió separarse definitivamente, pero el sujeto continuaba con los insultos, humillaciones y amenazas.

“La recoge en su auto la empieza a agredir y le dice cómo te vas a vestir de esa manera para bailar, a voz te encanta mostrar todo y empieza a golpearla dentro el auto”, explica Andrea García, Responsable Oficina Apoyo para la familia, que brinda apoyo a la víctima.

Tras sentar una primera denuncia la joven fue presionada a conciliar, sin embargo continúo recibiendo amedrentamientos, insultos y hasta extorsiones, estas últimas hacen referencia a mensajes en que es amenazada con publicar material comprometedor para convertirla en una “actriz porno”.

Luego de separarse del denunciado, continuaron en contacto al tener un hijo de siete años en común, según el testimonio de la víctima este uso esta relación para continuar ejerciendo control sobre su vida y violencia psicológica con amenazas, maltratos y humillaciones.

Cansada por esta situación presenta una segunda denuncia en su contra y esta toma su curso en noviembre de 2020, tras varios meses la imputación formal se dio recién el 4 de marzo de 2021, tras más de un año denuncian retardación en el proceso ya que a la fecha no se habría dado ninguna acusación formal, ni una audiencia.

“Se supone que los plazos procesales ya se han sobrepasado completamente, siendo que a partir de la imputación se tiene 6 meses más para poder presentar la acusación formal y la fiscalía no lo está haciendo. Hemos revisado todo el cuaderno de investigación y resulta que se tienen pruebas contundentes se tiene peritajes psicológicos que indican que él es un agresor y generan en la víctima un daño serio”, aseveró García.

Según la víctima, este sujeto hacía que le busque y le ruegue para dar la asistencia familiar, que es el mínimo de 700 bolivianos. García pidió al Ministerio Público cumplir con la ley y hacer su trabajo, considerando que la víctima y su hijo están en constante peligro.

García asegura que la víctima no puede tener una vida libre y tranquila, que vive con el temor y la incertidumbre esta situación.

//La Voz

Comparte Esta Noticia En: