Zavaleta quedó al mando de las FFAA por casi dos días después de la renuncia de Evo Morales

Javier Zavaleta permaneció como ministro de Defensa y al mando de las Fuerzas Armadas hasta la madrugada del martes 12 de noviembre de 2019, casi dos días después de la renuncia de Evo Morales a la Presidencia. En ese tiempo el país vivió momentos de zozobra por un vacío de poder y de autoridad.

Según un constitucionalista y declaraciones de exjefes militares, no movió un dedo para que la calma retorne al país.
El exministro conversó este viernes con EL DEBER. Admitió que se quedó, pero no para devolver el orden público, porque los militares “ya actuaban por su cuenta”, sino para salvaguardar la integridad y la vida del expresidente Evo Morales, hasta que se concrete su salida del país.

Según él, desde que el exmandatario viajó de La Paz a Chimoré, el 10 de noviembre antes de presentar su renuncia, sectores de las Fuerzas Armadas ya no lo reconocían como su capitán general.

“Las decisiones que tomó el excomandante de las FFAA Williams Kaliman ya fueron suyas. Hubo movimiento de unidades militares el lunes, pero eso no lo consultaron conmigo ni emití una opinión ni a favor ni en contra”, dijo Zavaleta.

Sin embargo, declaraciones de excomandantes de la Naval y de la Fuerza Aérea sostienen que el entonces ministro de Defensa estuvo activo en sus funciones hasta el martes 12 en la madrugada, cuando se despidieron de él.

Evo Morales renunció y al día siguiente se fue a México. Mientras eso ocurría se generó un vacío de poder que desencadenó una serie de hechos vandálicos, principalmente en la ciudad de La Paz. La noche tras la renuncia, fueron quemados 64 buses municipales de transporte público y las casas del exdefensor del pueblo y exrector de la UMSA Waldo Albarracín, la del exdiputado Wilson Santamaría y de la periodista Casimira Lema.

El constitucionalista Gustavo Mendoza Oroza dice que el numeral 22 del Artículo 172 de la CPE confirma que Zavaleta podía quedarse, porque fue designado por un presidente en ejercicio, y nada le impedía permanecer en el cargo hasta que el nuevo presidente lo releve o lo ratifique.

“Pero, la salida intempestiva de Morales, la renuncia de todo su gabinete, menos de Zavaleta, y el hecho de que él se quedara en funciones hasta la madrugada del 12 de noviembre muestran que no lo hizo para buscar soluciones al desorden público generado por el vacío de poder, sino para limitar la salida de los militares a las calles, para impedir que se retome el orden público luego de que la policía había sido rebasada”, acotó el abogado consultado.

Los hechos

Durante el lunes 11, la Policía rebasada por turbas violentas, clamaba la intervención de las FFAA para reponer el orden. Cuando miles de personas bajaban de El Alto a la ciudad sede de Gobierno para tomar la plaza Murillo con la arenga “Ahora sí, guerra civil”, los militares decidieron salir a patrullar junto a la Policía. Zavaleta, luego de esa conferencia, esperó la salida de Morales del país y dimitió.

LEER MÁS  Denuncia interna de narcofinanciamiento causa un sismo dentro del propio MAS

La renuncia oficial de Zavaleta se produjo el lunes 11 de noviembre. Él mismo la leyó el texto en un video y lo difundió a través de sus redes sociales. La grabó, según testimonios de dos excomandantes, la madrugada del 12. Él señala que fue el lunes 11, por la noche “porque, incluso, intentamos hacer llegar mi renuncia al ministerio, pero nos topamos con un general que había prohibido el ingreso a todos los civiles, incluidos mi secretaria y mi jefe de gabinete. Seguramente la nota llegó al día siguiente. Yo renuncié inmediatamente después de que se confirmó la salida del espacio aéreo del avión que llevaba a Evo Morales. Mi único objetivo fue salvaguardar su traslado aéreo hasta que dejó territorio boliviano”, relató la exautoridad.

El texto de su renuncia decía: “Compatriotas, hoy 11 de noviembre de 2019 renuncio al cargo de Ministro de Defensa, dejando en claro a Bolivia y el mundo que la voluntad nuestra, del capitán general y de este ministro, fue siempre la de preservar la institucionalidad de las Fuerzas Armadas al servicio de la población. Jamás dimos una orden para que nuestros soldados y marineros empuñen un arma contra su pueblo y jamás la daremos”.

Atacaba a Carlos Mesa y a Luis Fernando Camacho. “Un asunto político no se resuelve aumentando el calibre de la represión, las balas no son la respuesta ni la solución al problema. La política son las ideas contra las ideas, y no el zumbar de las balas. Dios guarde a Bolivia”.

10 de noviembre

El entonces comandante de la Fuerza Aérea, Gonzalo Terceros, en su declaración ante la Fiscalía el 26 de agosto de 2021 relató que el domingo 10 de noviembre, por la tarde, acompañó al exjefe de las FFAA Williams Kaliman en la conferencia de prensa en la que sugirió la renuncia del aún presidente Evo Morales.

Una vez que terminó la lectura del comunicado, recordó que Kaliman le ordenó que retorne a su oficina junto a los otros comandantes para seguir en vivo la transmisión de la renuncia de Evo Morales. “Pasando unos 10 minutos, ingresó el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, tomó asiento en el escritorio del general Kaliman y junto a él esperaron la transmisión en vivo del presidente, que se emitió en todos los canales y quiero ser preciso en eso, que en toda su declaración el señor presidente nunca se refirió a las FFAA”, lo que para él demostraba que su dimisión no fue por presión de la entidad castrense.

Terceros señaló que Zavaleta derramó lágrimas al terminar de escuchar el mensaje de Morales. “El general Kaliman le indicó que esté tranquilo porque las FFAA seguían bajo sus órdenes. Una vez que se tranquilizó, emitió las recomendaciones de que nos mantengamos unidos y en los cuarteles, que estemos atentos a las órdenes que nos iba a dar”, dijo en su declaración.

El exjefe de la Armada Palmiro Gonzalo Jarjuri, en una declaración ante el Ministerio Público el 22 de julio de 2021, coincidió con la versión y complementó que tras sugerir la renuncia del presidente y retornar al despacho de Kaliman, ingresó el exministro Zavaleta. “El general Kaliman se le cuadró y le cedió su asiento, acomodándose a su lado para observar la renuncia”.

LEER MÁS  Gobierno sigue analizando el pedido de detención preventiva con fines de extradición de EEUU para Dávila

Según la versión de Jarjuri, tras la renuncia, escuchó al ministro Zavaleta que comentaba con el general Kaliman “que la senadora Adriana Salvatierra iba a ser la nueva presidenta del Estado y que el ministro (Manuel) Canelas se encontraba negociando con los representantes de Comunidad Ciudadana José Antonio Quiroga y Ricardo Paz. Pedí la palabra y dije al ministro que ella había renunciado”. Kaliman se apresuró a averiguar más sobre eso “y dio todos los detalles sobre lo que había ocurrido al ministro, quien le comentó que la senadora era muy joven, 31 años, y otras cosas más que no alcancé a escuchar”.

La versión de Zavaleta es distinta. “Terminó la reunión en el hangar presidencial de El Alto y el presidente viajó a Chimoré, donde renunciaría más tarde. Quienes comandaban la aeronave nos dijeron en El Alto que ya no recibían órdenes de nosotros, es decir, Evo, Álvaro y yo, sino de otra persona”, pero al final despegaron.

Luego reportaron que el FAB-001 tenía problemas en Chimoré, porque el avión repostó en el hangar militar y los soldados y oficiales estaban armados hasta los dientes. “Eso, en contra de las órdenes del presidente”, dijo.

Ahí, según el exministro, pidió una reunión con los comandantes. “Apenas pudimos entrar al comando en jefe y allí les comenté que esa actitud de la FAB nos preocupaba porque se arriesgaba la vida de los mandatarios. Así que llevaron el avión al hangar comercial. La gente la se arremolinaba para rescatar a Evo”. Morales no mencionó nada de eso en la conferencia de prensa de su renuncia.

11 de noviembre

Cuando la Fiscalía le preguntó a Terceros desde qué momento entendía su desvinculación oficial al cargo de presidente de Bolivia del señor Evo Morales, el exjefe militar respondió que cuando abandonó el espacio aéreo boliviano. “Hasta ese momento estuve a sus órdenes, que eran transmitidas por el ministro de Defensa. Aproximadamente en la última hora del 11 y primera del 12, allí nos despedimos con Zavaleta y no volví a tomar contacto con él”.

Sobre ese mismo día, Jarjuri relató que a las 8:00 asistió al comando en jefe, para el “saludo protocolar al ministro de Defensa (Zavaleta), “posteriormente pasamos a la sala de conferencias donde se tomó el parte a los mandos”.
Las recomendaciones de Zavaleta antes de retirarse fueron cuidar las instalaciones cuartelarias y permanecer en estado de apronte.

A las 14:00 se volvieron a reunir, sin el ministro, en la oficina del comandante. “Veíamos las noticias por Tv mientras que los generales Kaliman y Terceros recibían bastantes llamadas”. Dijo que cerca a las 16:00 se observó en los medios que “una gran multitud de gente bajaba de El Alto a la ciudad gritando: ‘Ahora sí, guerra civil’. También informaban que estaban destruyendo oficinas de la Policía (EPI), existía la amenaza de que si esa gente llegaba a La Paz iba a destruir todo”.

LEER MÁS  Denuncian a periodista por violencia sexual, él niega las acusaciones

Posteriormente, relató que el comandante en jefe ordenó que se retiren a sus comandos para hablar “con nuestro personal indicando que seguía al mando de las FFAA el ministro Zavaleta y que elevemos la moral para que no se rompiera la disciplina”.

El exministro, por su parte, dijo que “su comunicación con Kaliman y los comandantes era estrictamente para ver lo concerniente al viaje del presidente Morales”.

A las 20:00 convocaron a Jarjuri a una reunión en el salón de Banderas del Gran Cuartel de Miraflores, y pidieron que asista con todo su estado mayor. “Cuando llegué nos hicieron sentar en la testera a los comandantes de fuerza y detrás pusieron a nuestros estados mayores. El general Kaliman emitió un nuevo comunicado indicando que las FFAA saldrían a las calles para el apoyo de la Policía”, dijo el exjefe naval.

Tras el comunicado, Kaliman ordenó, según la declaración de Jarjuri, “que vayamos a su oficina. Cuando arribamos también llegó el ministro Javier Zavaleta, quien estuvo conversando con Kaliman y expresó que estaba muy preocupado por el despegue del avión mexicano que llevaría a Morales a ese país”. Relató que hicieron vigilia hasta que la aeronave cruzó el espacio aéreo paraguayo.

“El ministro Zavaleta nos recomendó que pongamos a nuestra familia a recaudo y al general Kaliman que tenga cuidado con sus decisiones. El comandante le hizo conocer que una vez que se nombre al nuevo presidente todos los comandantes íbamos a poner nuestros cargos a disposición por lealtad a Evo Morales. El ministro se despidió sollozando y le dijo al general Kaliman: Prepárese, como renunciaron todos, usted puede ser presidente”, dijo Jarjuri, quien señaló que vieron el momento en que el exministro leyó su renuncia, y la difundió por redes sociales.

“No ha debido entender lo que le dije. Cómo le voy a decir a Kaliman que se prepare para ser presidente. Esa es una mentira flagrante y deliberada que intenta llevar el debate a otro lado”, se defendió Zavaleta.

//El Deber

Comparte esta noticia en:

Más Noticias

Encarcelan al segundo detenido por triple crimen en Ivirgarzama
Este miércoles, la Justicia ordenó la detención preventiva de Augusto...
“Todavía hay personas honestas”: Los 5 mil dólares afortunadamente volvió en manos del dueño
Final feliz para las personas involucradas en la pérdida y hallazgo...
Porongo: Exministro sospecha que asesinos no eran colombianos y pide citar a “hijitos de familias bien”
A tres semanas del crimen, el triple asesinato en Porongo...
Tuto llama "faraón fraudulento" a Evo y dice que ‘lloriqueaba’ para salir del país
Tras declarar en el caso “Golpe I”, el expresidente Jorge...
Tuto sale de la Fiscalía, se declara víctima de “patrañas” y apunta contra el TCP
El expresidente Jorge Tuto Quiroga compareció este miércoles ante la...
A los bolivianos se les complica la vida en Argentina, unos ahorran en dólares y otros retornan a Bolivia
La situación para las compatriotas bolivianos en las ciudades capitales...