El feminicida de Trifonia planificó el crimen: solicitó permiso en su trabajo y llevó a su hija a Oruro

José Luis E. Ch., de 29 años, planificó el asesinato de su pareja, Trifonia R. H., en la ciudad de El Alto. Antes de ejecutar el crimen, él solicitó permiso en su trabajo; además, investigó con su vecina si la cámara de su casa servía, mintió a la familia de la jóven haciéndoles creer que ella se fue con otra persona y llevó a su hija donde un familiar a la ciudad de Oruro.

De acuerdo con el comandante nacional de la Policía, Jhonny Aguilera, el 2 de junio, José Luis, pidió permiso para no asistir a su trabajo. “Él era cargador en la fábrica de cemento. No asiste a trabajar. (Utilizó) esos momentos para quitar la vida (a Trifonia), calcinarla y trasladar el cuerpo a tres cuadras de su hogar”, sostuvo.

Un día después, el viernes, la mujer fue encontrada quemada y dentro de un yute en la zona de Senkata. Hasta ese momento, no se conocía la identidad de la joven, pero luego de realizar un examen de las huellas dactilares se evidenció que se trataba de Trifonia, de 28 años.

El caso se investiga como feminicidio. El acusado fue arrestado el fin de semana.

Según el hermano de Trifonia, Ramiro, ellos vivían casi 10 años, pero ella jamás les contó si tenía o no peleas con su pareja.

LEER MÁS  Condenan a triple cadena perpetua a asesino de boliviana en Chile

La prima de Trifonia, María, contó que hace unos días, el acusado llamó muy triste a la familia de la joven. “Nos ha dicho que ella se había ido con otra persona y que lo había dejado. Hemos tenido lástima por él. Nos hemos preocupado; pobrecito, hemos dicho”, dijo.

Ante esa situación, los familiares buscaron a Trifonia y cuando se anoticiaron del cuerpo que fue encontrado dentro del yute, fueron a la morgue y la identificaron por una cicatriz que tenía y por los dientes.

De inmediato, la familia de Trifonia sospechó de su pareja. “Lo raro era que no aparecía su hijita de ocho años”, dijo la prima e indicó que decidieron buscarla. Se enteraron -luego- que ella fue enviada a Oruro donde unos parientes del acusado.

El comandante de la Policía relató que el agresor intentó encubrir su asesinato, pero entró en varias contradicciones. “Él dijo que ella se había perdido desde el 31 de mayo”, contó y aseguró que el acusado declaró que él y la víctima vivían en la casa de sus padres. “Pretendiendo soslayar el escenario del hecho”, sostuvo.

Cuando la Policía encontró la vivienda donde la pareja convivía en la zona 27 de Mayo de El Alto, se evidenció que fue ahí donde ocurrió el crimen. “En el lugar encontramos los restos de la fogata que encendió (para quemar a la víctima), un mechón de cabello y la chalina con la que estranguló a la víctima. El teléfono celular de la mujer que perdió la vida estaba en posesión de él”, relató la autoridad policial.

LEER MÁS  Cochabamba: Vocal que liberó a feminicida recibe sólo un año y no entrará a la cárcel

Pese a que se encontraron estas evidencias, José Luis negó ser el autor del crimen y se acogió al silencio.

Una vecina de la pareja contó a la red ATB que dos días antes del crimen, él le consultó si la cámara de su casa funcionaba. Contó además que el jueves sintió un olor a quemado en el lugar. “Parecía que estaba haciendo parrillada”.

El fiscal a cargo del caso, Jhonny Callau, contó que la autopsia revela que falleció por anoxia por estrangulamiento y que fue víctima de abuso sexual.

Ayer se realizó su audiencia cautelar y fue enviado al penal de San Pedro por seis meses.

El representante de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de El Alto, Ángel Yampara, indicó que “la niña llegó a La Paz y fue entregada para su custodia a la hermana mayor de Trifonia”. La víctima fue enterrada ayer en su población Comarapa.

//Pagina Siete 

Comparte esta noticia en: