La boliviana conocida como la “estafadora de Tinder” niega haber engañado a empresarios

Foto: captura de América TV

Consuelo Rivero H., la boliviana conocida como la “estafadora de Tinder”, niega haber engañado a empresarios peruanos. Se declara inocente y pide garantías para ella y su familia.

Su historia ocupa los titulares de medios de comunicación. Germán Chirinos, el peruano con el que convivió, decidió hacer pública una denuncia que traspasó las fronteras. Dijo haber conocido a Consuelo a través de Tinder, aunque ella refiere que fue por Facebook, y se enamoró.

La mujer se mudó al departamento de él. Según Chirinos, ella lo convenció de compra un terreno y un departamento en Santa Cruz, pero descubrió que todo fue parte de un plan y no existirían esas propiedades. Dijo que le estafó 100 mil dólares.

Consuelo rechazó las acusaciones. Durante una entrevista con el programa Que No Me Pierda dijo que Chirinos le regaló ocho mil dólares para que ella, con un préstamo y sus ahorros, se compre una camioneta. Sobre las propiedades, refirió que su expareja le dio solo la cuota inicial y que la dejó con deudas.

Sin embargo, Chirinos no es el único que dio la cara ante los medios de comunicación. Otro hombre denunció que Consuelo lo contactó por Tinder y pretendió estafarlo, pero él descubrió sus intenciones antes de entregarle dinero. Una mujer refirió que la boliviana se ganó su confianza y la convenció de prestarle unos 15 mil dólares para un negocio relacionado con maquinaria pesada, pero nunca le devolvió la plata.

Se conoció que Rivero estuvo presa en 2012 en el penal de Palmasola, Santa Cruz, por presuntamente haber estafado a varias personas ofreciéndoles un departamento en anticrético que no era suyo. Sobre ese tema, la boliviana dijo que “no hablará de su pasado”.

//Opinion

Comparte esta noticia en: